Shu

En la cosmogonía heliopolitana, Shu era el hijo de Rat, el esposo y hermano de Tetnur. Se adoraba a la pareja en Leontópolis bajo la forma de un león doble que simbolizaba el horizonte. Cuando sus hijos Gebr y Nur vinieron al mundo estaban estrechamente unidos. Por orden de Ra, Shu los separó, creando así un espacio habitable entre el cielo y la tierra. Debido a ello, se consideraba a Shu un dios del aire. Es a la vez el que separa y el que vincula los dos elementos. En tanto que emanación solar, es una entidad de luz y encama el soplo vivificador generado por el sol. Se le representa a veces con la forma de un león, pero en general se le representa como un hombre tocado con una pluma de avestruz o con cuatro plumas derechas.

En el mito de la diosa Lejana. Ra lo envía a Nubia a buscar a su hermana, en compañía de Toth. Esta función, esencial para el funcionamiento del universo egipcio, ejemplifica el retomo de las aguas de la inundación. Este papel se asignaba a veces a otros dioses, que asumían entonces la tarea de Shu, como Onuris o Haroeris en Kom Ombo.

Escribir sin errores de ortografía, sin morir en el intento.

Jugar al Juego Cósmico de la ortografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *