Set

Set o Sutej es hijo de Geb y Nut, es el hermano de Osiris, de Isis, de Horus el Viejo y de Neftis, de la que es también esposo. Cuando Geb abandona el mundo de los hombres, divide su reino entre los dos hermanos. Mientras Osiris recibe Egipto como patrimonio, Set obtiene el dominio de las áridas extensiones del desierto. Asesina a su hermano, pero Horus le disputará su herencia. Se le representa como un animal que no ha sido identificado con seguridad, una especie de cánido de cola ahorquillada y con las orejas recortadas, o como un hombre con la cabeza de ese animal. Patrón de las tierras estériles, estaba asociado al color rojo. Encarnaba en origen el elemento perturbador necesario, era el turbulento señor de las tormentas. Su crimen permite que se inicie el ciclo de vida y muerte que simboliza Osiris. Sucedió a su hermano en el trono de Egipto, pero Horus, cuando alcanzó la edad adulta, reivindicó el reino de su padre que volvió a él después de combates entre tío y sobrino y por decisión de una asamblea divina. Suele presentarse a Horus y a Set como rivales, pero numerosos textos indican que encaman en realidad dos aspectos complementarios, aunque opuestos, del principio monárquico.
Adorado en Ombos, en el Alto Egipto, su culto alcanzó su apogeo en la época ramsesiana. Como dios guerrero, era el defensor del sol y combatía a Apofis desde la proa de la barca divina. Más tarde, pasa a considerársele predominantemente el asesino de Osiris, a cuyo destino todos querían asociarse. Identificado con Apofis, se convirtió en el símbolo del mal, que se manifestaba sobre todo en los animales de pelaje rojizo, como el asno o el orix, pero también en el hipopótamo. Estas bestias salvajes se ofrecían ritualmente en sacrificio a los dioses, como ejemplificación de la lucha que sostenía Egipto contra los elementos rebeldes al orden cósmico. Como dios del medio desértico, se le asoció igualmente a todos los extranjeros que invadieron el Doble País a partir del Tercer Período Intermedio, lo que reforzó aún más su aspecto negativo.

Escribir sin errores de ortografía, sin morir en el intento.

Jugar al Juego Cósmico de la ortografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *