Nessa

Es una de las Valar. Su nombre deriva del Quenya “neth” y significa “Joven”. Otros nombres para ella son Hellinyetille, que significa “Ojos de Pensamiento Silvestre” u “Ojos de Violeta” y que viene de la palabra para la flor “helin”, “violeta” o “pensamiento” y Melesta, derivada de la palabra “mele”, “amar”. Su esposo es Tulkas y es hermana de Oromë, y también ella es ágil y ligera de pies. Ama a los ciervos, y ellos van detrás de su séquito toda vez que ella se interna en las tierras salvajes, pero los vence en la carrera, veloz como una flecha con el viento en los cabellos. La danza la deleita, y danza en Valinor en los prados siempre verdes.
La danza tiene connotaciones especiales en las historias de Tolkien, pues está conectada con el poder, del mismo modo que el canto, pero más como un regalo de júbilo, expresión de alegría y atractivo. En este sentido, podría decirse que Nessa es la antítesis de Nienna: la Sufridora, que padece con cada herida causada por Melkor en Arda. El propio Tolkien deja ver las connotaciones que para él tiene la danza, que afirma ser comparable únicamente a la de Lúthien. Ella mantiene una conexión directa con Nessa, pues Tolkien la imagina bailando en los prados de la diosa tras dejar la Tierra Media.



Escribir sin errores de ortografía, sin morir en el intento.

Jugar al Juego Cósmico de la ortografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *