Marduk

Marduk: significado literal del nombre “ternero del Sol”. Es el padre de Nabu, dios tutelar de la escritura, hijo de Ea y de Ninhursag, consorte de Sarpanitu y heredero de Anu. Marduk parece haber sido Dios de la magia y el encantamiento desde los tiempos más remotos. Esta divinidad bicéfala recibía el epíteto de Bel, señor, y era identificado con Enlil, sobre todo después de que encabezara el panteón babilónico durante la lucha cósmica contra Tiamat, el dragón hembra del océano de aguas saladas. Marduk, como campeón celestial, dio muerte a Tiamat, se ató las Tablillas del destino al pecho y creó un nuevo orden universal que incluía a la humanidad. Representa un mito de la creación paradójico: para el monstruo del caos, aunque muerto y desmembrado quedó el cuerpo del universo, y se manifestó en sus hijos, los dioses y diosas de los que Bel-Marduk recibiría homenaje.

Marduk manifestó a la asamblea de dioses que el centro del universo era Babilonia. Donde él se había construido una lujosa morada. Le fue reconocida prominencia en la religión mesopotámica y ejerció amplia influencia en la mitología cananea tal como correspondía a la importancia política y económica de aquella ciudad, que se convirtió en dominante tras el declinar del poder sumerio.

Se advierte una vigorosa tendencia enoteísta en el panteón asirio babilónico, tan amplio era el número de deidades consideradas manifestaciones de Marduk que se decía tenía cincuenta nombres. Su consorte Salapantiu, la resplandeciente, era identificada con el planeta Venus. El gran festival del dios en el equinoccio de primavera se denominaba Zagamuk, el comienzo del año cuando resucitaba en Esagila, “la casa que levanta la cabeza”.

Marduk, dios babilonio primogénito de Ea,​ fue el soberano de la humanidad y los países. Aparece mencionado en el Código de Hammurabi.

En el sistema de la astronomía, Júpiter está asociado con Marduk durante el periodo de Hammurabi, también con el arma Imhullu.

Escribir sin errores de ortografía, sin morir en el intento.

Jugar al Juego Cósmico de la ortografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *