Recursos literarios básicos y principales para la creación de literatura

 Primero, lo primero:

el principio constructivo y los procedimientos textuales

     Todos los recursos que se podrán ver en INQUIETUD LITERARIA son variadas herramientas que te ayudarán a jugar nuestro juego MAZO LITERARIO.

        Además, las diferentes secciones de esta página, representan formas y expresiones del lenguaje humano que ayudan a comunicarse más efectivamente.

     Cuando estas expresiones se usan para construir literatura, se transforman en el principio constructivo de la obra literaria.

¿Qué es un principio constructivo?

Es el recurso estilístico alrededor del que se estructura todo el texto literario.
Este recurso puede ser prosódico, morfológico, sintáctico, etcétera. Queda a criterio de cada usuario de este sitio cómo usarlos.

Poesía

UN GÉNERO LITERARIO BASADO EN EL RITMO Y EL LENGUAJE FIGURADO

drama

UN GÉNERO LITERARIO BASADO EN EL RITMO Y EL LENGUAJE FIGURADO

narrativa

UN GÉNERO LITERARIO DESTINADO A LA REPRESENTACIÓN

¿Qué son los procedimientos textuales?

     Los procedimientos textuales, son un conjunto de  elementos que presentan todos los tipos de textos que se leerán en esta sección. Por esta razón se ofrecen  en el inicio de Inquietud literaria

     Realizaremos una síntesis de la teoría textual de Michell Halliday y Rukaya Hasan: “Coherencia y cohesión en Inglés” con ejemplos de textos literarios. 

Introducción

   Un texto es una unidad de lenguaje en uso, distinto de la oración, es una unidad de significado comunicativo completo. Sin embargo, un texto escrito se expresa a través de oraciones (un texto oral se realiza mediante enunciados).
      La textura es la propiedad de ser de un texto y es lo que distingue un texto de oraciones amontonadas sin sentido que no forman un texto. Un texto es el resultado de la combinación semántica de dos tipos: las del registro y las de cohesión. En este caso, nos centraremos en las de cohesión. Pero, mencionaremos brevemente lo siguiente: el registro representa los rasgos y características del contexto de situación en que el texto surge y define qué tipo de texto es (artículo periodístico, nota de opinión, narración policial, expediente policial, etc.).
     La cohesión es el conjunto de relaciones de significado que es general a todas las clases de texto y que también distingue a un texto de lo que no lo es. No tiene que ver con lo que el texto significa sino como el texto se construye como un edificio de significados.
     Un texto pues es un fragmento de discurso coherente en dos niveles:

1) coherente respecto al contexto de situación y, por lo tanto, consistente en registro.
2) Coherente con respecto a sí mismo y por lo tanto, cohesivo.

La cohesión es un concepto que apunta al significado de las palabras; se refiere a relaciones de significado que existen en un texto y que le otorgan su identidad como tal. Esta está expresada a través de la gramática y del vocabulario. Podemos entonces hablar de COHESIÓN GRAMATICAL y COHESIÓN LÉXICA.
     La cohesión es una relación entre los significados de las palabras que hay en un texto pero, al igual que los otros componentes del sistema de significados está realizada a través del sistema léxico-gramatical. Básicamente, lo que estos recursos léxicos y gramaticales van a tener que hacer es conectar todas las oraciones de un texto. De algún modo, lo mantienen enganchado con una parte anterior o siguiente. La cohesión es, por tanto, una relación de significados entre un elemento del texto (que presupone la existencia de otro) y algún otro elemento que cumple con esa presuposición y que es importante para la interpretación del primero. Hay cohesión, entonces, cuando la interpretación de una palabra en un discurso o texto requiere la presencia de otra palabra en el mismo texto, discurso o enunciado.
     Cohesión es un concepto relacional. No es la presencia de una clase particular de palabra lo que es cohesivo sino la relación entre un una palabra y otra. El concepto de cohesión expresa las relaciones de los significados esenciales en un texto. Podemos sistematizar ese concepto clasificándolo en un número pequeño de categorías distintas: referencia, sustitución, elipsis, conjunción y campo semántico o colocación. Estas categorías son “tipos” distintos de relación cohesiva, pero también proveen un medio práctico para describir y analizar textos. Cada una de estas categorías está representada en el texto por rasgos particulares (repeticiones, omisiones, ocurrencias de ciertas palabras o construcciones) que tienen en común la propiedad de señalar que la interpretación del fragmento en cuestión depende de algo más. Si ese “algo más” está explícito verbalmente, entonces hay cohesión.
     En el texto es natural que el elemento que ocurre en segundo lugar dependa para su interpretación del que ha ocurrido antes; por lo tanto, la ANÁFORA (indicación hacia atrás en un texto) es el término más común de la oposición mientras que la CATÁFORA (indicación hacia adelante en el texto) es el término menos común. La catáfora ocurre siempre como una relación explícita pues la primera palabra es siempre una palabra que inherentemente presupone. 

REFERENCIA

     Toda lengua cuenta con ciertos ítems o palabras que tienen la propiedad de la referencia. Se trata de ítems o palabras que en lugar de ser interpretados únicamente por su significado, hacen referencia a otra cosa para su interpretación. Estos ítems o palabras son los pronombres personales, los demostrativos y los comparativos. Estos son como señales de dirección, instrucciones que indican que la información debe ser recuperada en otra parte del texto. En el caso de la referencia, la información que debe ser recuperada es el significado referencial, la identidad de la cosa particular o de la clase de cosas a la que se hace referencia, y la cohesión se va expresando en la continuidad de referencias en tanto la misma cosa entra en el discurso por segunda vez.

     De un pronombre indefinido:

“Mis leales amigos, quedad los demás aquí quietos,
mientras voy con mi nave y la gente que en ella me sigue
a explorar de esos hombres la tierra y a ver quiénes sean,
si se muestran salvajes, crueles, sin ley ni justicia,
o reciben al huésped y sienten temor de los dioses.”

“Tal diciendo, a la nave subí y ordené a mis amigos (…)” (La Odisea)

     Observen que el pronombre indefinido “tal” señala al discurso pronunciado por Ulises.

     De un pronombre locativo:

“En el fondo del puerto deslízase límpida el agua
manantial de una gruta, y en torno han medrado los chopos.

Hacia allí penetraron mis barcos; un dios conducíanos
A través de la lóbrega noche sin luz y sin vista (…)” (La Odisea)

En esta parte, el pronombre locativo “allí” que ocurre en segundo lugar, como el pronombre “tal” recupera el significado señalando hacia atrás en el texto. Recordemos que este tipo de referencia es ANAFÓRICA.

     De un pronombre demostrativo:

“Vivía en Borgoña una joven tan bella, que en ningún país podría encontrarse otra que la aventajara en hermosura. Se llamaba Crimilda y era una hermosa mujer: por su causa muchos héroes debían perder la vida.
La guardaban tres poderosos reyes, nobles y ricos; Gunter y Gernot, guerreros ilustres, y él joven Geiselher, un guerrero distinguido. La joven era hermana de ellos y sus mayores tenían que cuidarla.
Estos eran buenos y descendían de muy ilustre linaje: héroes probados, eran sumamente fuertes y de una audacia extraordinaria.”

     El pronombre “estos” señala hacia atrás en el hilo del discurso a los tres poderosos reyes, por tanto la relación o referencia establecida es (Anafórica).

     De los pronombres personales:

“Vivía en Borgoña una joven tan bella, que en ningún país podría encontrarse otra que la aventajara en hermosura. Se llamaba Crimilda y era una hermosa mujer: por su causa muchos héroes debían perder la vida.
Muchos valientes guerreros se atrevían a pretenderla en mente, como se debe hacer con una virgen digna de amor; nadie la odiaba. Su noble cuerpo era notablemente bello, y las cualidades de aquella joven hubieran sido ornamento de cualquier mujer.”

     Notar que el pronombre personal “se” de la segunda oración se relaciona con el sustantivo “joven” y el pronombre personal “la” en la cuarta oración también.
     Mientras que el pronombre “se” de la tercera oración se relaciona con la expresión “muchos jóvenes” de la tercera oración”. También se establece una relación anafórica entre estos pronombres y los ítems que refieren.

SUSTITUCIÓN:

     Es una relación entre dos ítems léxicos (palabras o frases). Mientras que la referencia es una relación entre significados. Más que tener presente la mismidad de lo referido, la sustitución es una “igualdad entre palabras”. Como regla general, el ítem sustituido tiene la misma función estructural que el ítem que sustituye.

“Por aquellos antiguos tiempos de la infancia de Merlín, murió un rey de Bretaña que dejó huérfanos a sus pequeños tres hijos: Constant, Aurelio y Uther. El mayordomo del reino, llamado Vortigern, que era un traidor ambicioso dio la orden de asesinar a los niños, pero gracias a un ardid de los partidarios del rey muerto, fueron escondidos en una ciudad extranjera y así se salvaron de una muerte prematura.”
“Cuando Vortigern, el usurpador, se declaró rey de Bretaña, pronto supo que los hijos del rey habían escapado de la muerte. Desde ese momento vivió en inquietud. Entonces ordenó construir a las puertas de la ciudad un enorme castillo con una torre muy alta y almenada para defenderse, pues sabía que los legítimos herederos del reino volverían a reclamarlo alguna vez. Esta fortaleza, se convertiría en el centro de todos sus dominios.”

     Los términos principales son los que llevan el significado proncipal, es decir, los nombres de los personajes aludidos: Constant, Aurelio y Uther. Las otras expresiones, sustituyen al término principal: “sus pequeños tres hijos”, “los niños”, “los hijos del rey” y “legítimos herederos”. Los términos sustituyentes agregan información valiosa al relato. 

ELIPSIS:

     La elipsis es una sustitución por “cero”. Podemos encontrar elipsis de verbos y sustantivos (los más importantes). La elipsis verbal refiere a todo el grupo verbal. Se puede elidir un verbo o una frase verbal, o un giro verbal. No es necesario que sea exactamente la misma forma verbal la que se sustituye. La elipsis nominal (de sustantivos), propone también, un grupo nominal.

     Prestemos atención al siguiente ejemplo tomado del CANTO IX de La Odisea:

“Nueve días de allí derivé con mortíferos vientos
Sobre el mar rico en peces. Al décimo, vimos la tierra
de los hombres lotófagos (…)”

     Veamos que la palabra “días” debería repetirse en la frase “Al décimo (día) vimos tierra, y sin embargo no ocurre. Porque se puede presuponer que allí se está refiriendo también a “días”, se sobre entiende. Generalmente, para marcar la presencia de ELIPSIS se escribe una coma, pero no siempre es así.

CONJUNCIÓN:

     Lo elementos conjuntivos son cohesivos no en sí mismos sino indirectamente a través de sus significados específicos. Expresan ciertos significados que presuponen la presencia de otros componentes en el discurso. La conjunción es un tipo de relación semántica diferente pues no es una instrucción de búsqueda, sino una especificación de cómo lo que sigue está conectado con lo que apareció antes.
     Los tipos de conjunción que podemos encontrar son aditiva, adversativa, disyuntiva, causal, temporal.

     Observemos los siguientes fragmentos:

“Se dice que al principio los Enanos fueron hechos por Aulë en la oscuridad de la Tierra Media; porque tanto deseaba Aulë la llegada de los Hijos, tener discípulos a quienes enseñarles su ciencia y artesanía, que no estuvo dispuesto a aguardar el cumplimiento de los designios de Ilúvatar. Y Aulë hizo a los Enanos como son todavía, porque aún no tenía clara en la mente la forma de los Hijos que estaban por venir y porque el poder de Melkor aún obraba en la Tierra; y por tanto deseó que fueran fuertes e inquebrantables. Pero temiendo que los otros Valar lo culparan, trabajó en secreto; e hizo primero a los Siete Padres de los Enanos en un palacio bajo las montañas de la Tierra Media.” 
Ahora bien, Ilúvatar sabía lo que se estaba haciendo, y a la hora misma en que Aulë completó su obra, y sintiéndose complacido, empezó a instruir a los Enanos en la lengua que había inventado para ellos, Ilúvatar le habló (…)”

     En todos los casos, los conectores establecen una relación de “causa” y “consecuencia” entre los hechos narrados. También aparecen algunos conectores aditivos.

REITERACIÓN:

     Es una forma de cohesión léxica que involucra a la repetición de un ítem léxico en una punta de la escala, y el uso de una palabra general para referirse a un ítem léxico, en la otra punta de la escala. En la parte media de la escala podemos hallas sinónimos, hiperónimos, hipónimos.

Veamos el siguiente ejemplo tomado de “Historias del rey Arturo y los caballeros de la mesa redonda”

“Pues Bien, llegaron a la corte noticias de que había un niño llamado Merlín, nacido de la unión de un ser sobrenatural y una joven mujer. Los soldados de Vortigern salieron en su búsqueda y encontraron a Merlín cuando este acababa de cumplir su séptimo año. Fue llevado ante la presencia del rey usurpador.
Cuando Merlín estuvo ante Vortigern y su corte les dijo: (…)”

     Cuando hablamos pues, de la reiteración, estamos incluyendo no solo la repetición del mismo ítem lexical sino también la ocurrencia de un ítem relacionado, por sus características flexivas, se considera repetición por ejemplo la aparición de palabras como “niño”, “niños, “niña”, “niñas”, todas son repetición de cualquiera de las otras tres. Debemos tener en cuenta que no es necesario que las dos ocurrencias léxicas tengan el mismo referente para que sean cohesivas.

    En textos explicativos o expositivos dedicados a un tema en particular, es esperable mayor presencia de reiteración que otros procedimientos.

COLOCACIÓN:

     Este tipo de cohesión se logra a través de la asociación de ítems léxicos que co-ocurren regularmente. En esta categoría, aparecen ítems que no están directamente relacionados, pero que por causa del tema que se trata en el texto, es necesario que aparezcan. También se pueden entender como ítems léxicos que tienden a aparecer en conjunto porque están asociados unos a otros. También se conoce a este último recurso como “Campo semántico”.

     Consideremos el siguiente ejemplo tomado de “Quenta silmarillion”.

“En siete horas la gloria de cada árbol alcanzaba su plenitud y menguaba otra vez en nada; y cada cual despertaba una vez más a la vida una hora antes de que el otro dejara de brillar. Así en Valinor dos veces al día había una hora dulce de luz más suave, cuando los dos árboles eran más débiles y los rayos de oro y de plata se mezclaban. Telperion era el mayor de los árboles y el primero en desarrollarse y florecer; y esa primera hora en que resplandecía —el fulgor blanco de un amanecer de plata— los Valar no la incluyeron en el compuesto de las horas, pero le dieron el nombre de Hora de Apertura, y a partir de ella contaron las edades del reino de Valinor. Por tanto a la sexta hora en ese Primer Día, y en todos los días gozosos que siguieron, hasta el Oscurecímiento de Valinor, concluía el tiempo de floración de Telperion; y a la hora duodécima dejaba de florecer Laurelin. Y cada día de los Valar en Aman tenía doce horas, y terminaba con la segunda mezcla de las luces, en la que Laurelin menguaba, pero Telperion crecía. Sin embargo, la luz que los árboles esparcían duraba un tiempo antes de que fuera arrebatada en el aire o se hundiera en la tierra; y Varda atesoraba los rocíos de Telperion y la lluvia que caía de Laurelin en grandes tinas como lagos resplandecientes, que eran para toda la tierra de los Valar como fuentes de agua y de luz. Así empezaron los Días de la Bendición de Valinor; y así empezó también la Cuenta del Tiempo.”

     Muchas de las palabras y expresiones que aparecen en este texto, co-ocurren de acuerdo al tema o macroestructura del fragmento narrativo. El texto refiere mínimamente un campo semántico predominante “luz” y “tiempo”.
     Las palabras o ítems léxicos correspondientes a luz serían: una dulce hora de luz más suave, los rayos de oro y de plata, resplandecía, el fulgor blanco, amanecer de plata, Oscurecimiento de Valinor, mezcla de las luces, la luz que los árboles esparcían, etc.
     Las palabras o ítems léxicos correspondientes a tiempo son: la primera hora, el compuesto de las horas, hora de apertura, sexta hora en ese primer día, la hora duodécima, Días de la bendición de Valinor, la cuenta del tiempo.
     Relevar estos grupos de palabras ayudan a identificar el tema del fragmento, el tema de la obra, el tema o macroestructura del texto.