Hiperbóreos

En la mitología griega, hiperbóreos es el nombre con que se conoce a los habitantes de Hiperbórea. Vivían en una región situada en las tierras septentrionales aún desconocidas, al norte de Tracia. Su nombre (en griego: (Υπερ βορεία) Hyper Boreia ‘más allá del norte’) deriva precisamente de que se creía que el dios-viento Bóreas habitaba en Tracia, y los hiperbóreos, sus hijos, lo harían más al norte de este reino, en el país de Hiperbórea. Se les atribuían costumbres primitivas: Sileno, en una de sus fábulas, decía que fueron los primeros hombres en ser visitados por los habitantes de otro continente más allá del océano que, asustados por lo que se encontraron, regresaron a su país y no volvieron más.

De los hiperbóreos se decía que eran inmortales, además de ser descritos como dioses. El dios Apolo conducía cada diecinueve años su carro hacia esta región para rejuvenecer. También se dice que a Medusa la desterraron a aquellas tierras. Diversos fragmentos acerca de Pitágoras sostenían que él provenía de los hiperbóreos.1


Heródoto fue el autor de la primea fuente que menciona a los hiperbóros en detalle, las Historias de Heródoto (Libro IV, capítulos 32-36), data de alrededor del 450 a. C.3​ Sin embargo, Heródoto hace referencia a tres fuentes anteriores que supuestamente mencionaban a los hiperbóreos, entre ellas Hesíodo y Homero, este último habría escrito sobre este pueblo en su obra perdida Epígonos: «si es que realmente es una obra suya». Heródoto también afirma que el poeta Aristeas del siglo vii a. C. habría escrito acerca de los hiperbóreos en un poema (ahora perdido) llamado Arimaspea sobre un viaje a la tierra de los isedones, que se estima que vivieron en la estepa kazaja.​ Más allá de ellos vivían los arimaspos, gentes con un solo ojo, más adelante los grifos, guardianes del oro, y después de estos, los hiperbóreos.​ Heródoto asumió que Hiperbórea estaba en algún lugar del noreste de Asia. Píndaro, Simónides de Ceos y Helánico de Lesbos, contemporáneos de Heródoto en el siglo v a. C., describieron brevemente o se refirieron, cada uno de ellos, a los hiperbóreos en sus obras.6​

Se creía que los hiperbóreos vivían más allá de los nevados montes Ripeos. Según Pausanias: «La tierra de los hiperbóreos, hombres que viven más allá del hogar de Bóreas».7 Homero colocó a Bóreas en Tracia, y por lo tanto Hiperbórea estaba, en su opinión, al norte de Tracia, en Dacia. Sófocles (Antígona, 980-987), Esquilo (Agamenón, 193; 651), Simónides de Ceos (Schol. sobre Apolonio Rodio, 1. 121) y Calímaco (Deliano, [IV] 65) también colocaron a Bóreas en Tracia.​ Otros escritores antiguos, sin embargo, creían que el hogar de Bóreas o los montes Ripeos estaban en un lugar diferente. Por ejemplo, Hecateo de Mileto creía que los montes Ripeos estaban adyacentes al mar Negro. Alternativamente Píndaro situó el hogar de Bóreas, los montes Ripeos e Hiperbórea, todos cerca del Danubio.​ Heráclides Póntico y Antímaco, en contraste, identificaron los montes Ripeos con los Alpes, y los hiperbóreos como una tribu celta (tal vez los helvecios) que vivían justo más allá de ellos. Aristóteles colocó los montes Ripeos en los límites de Escitia e Hiperbórea más al norte.​ Hecateo de Abdera y otros creían que Hiperbórea era Gran Bretaña (ver más adelante).

Más tarde, las fuentes romanas y griegas continuaron cambiando la ubicación de los montes Ripeos, el hogar de Bóreas, así como de Hiperbórea, supuestamente ubicada más allá de ellos. Sin embargo, todas estas fuentes coincidían en que estaban en el extremo norte de Grecia o en el sur de Europa.​ El antiguo gramático Simias de Rodas en el siglo iii a. C. conectó a los hiperbóreos con los masagetas​ y Posidonio en el siglo i a. C. con los celtas occidentales, pero Pomponio Mela los ubicó aún más al norte en las cercanías del Ártico.

En los mapas basados en puntos de referencia y descripciones dadas por Estrabón,​ Hiperbórea, que se muestra de forma variada como una península o isla, está situada más allá de lo que hoy es Francia, y se extiende más de norte a sur que de este a oeste.​ Otras descripciones la sitúan en la zona general de los montes Urales.

Escribir sin errores de ortografía, sin morir en el intento.

Jugar al Juego Cósmico de la ortografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *