Estrategias para creadores

Introducción

     ¿Cómo expresarnos en este mundo tan vertiginoso y cambiante?, ¿Cómo podremos inspirarnos en un mundo donde todo parece hecho, donde nada nuevo hay bajo el sol y donde 100 personas hicieron lo mismo antes de que se me ocurriera a mí?                                                                                                                                                                                                                ¿Cual es la diferencia? ¿Cuál es el elemento distintivo en cada una de esas cien versiones? LA respuesta es muy sencilla, y tanto, que a veces se escapa de lo evidente: usted, vos, tú, ustedes, vosotros, vosotras, yo, nosotros, nosotras.              En la experiencia de la creación teatral, quien hace la diferencia es quien escribe el mensaje. Además, lo considerado inalcanzable, está ahora al alcance de tu mano.                                                                                                                                                    Hay que considerar, también que lo imprevisible de esta actividad es la originalidad, lo espontáneo y el efecto de la interacción con los otros creadores. 

   El concepto creador que subyace en las estrategias que continúan es la INTERTEXTUALIDAD. Llamamos intertextualidad a la conexión de tema, o forma que se establece entre un texto y otro. Por ejemplo: si consideramos como punto de partida del acto de creación a Cervantes y leemos “Don quijote” cuando pelea con los molinos de viento a quienes él percibe como gigantes, estaríamos leyendo un texto. Ahora bien, cuando leemos “don Quijano de La Pampa” de Carlos Pacheco, y percibimos el enfrentamiento de la locomotora del como si fuera un dragón”, estaríamos leyendo un hipotexto, es decir, un texto que hace referencia en contenido al primer texto. Así pasa cuando alguien decide retomar una historia ya escrita y rehacerla para comunicar algo nuevo. 

     Otra consideración importante es “qué desean mis personajes”. Cuando se crea una obra teatral se piensa en el encuentro de voluntades, los conflictos que emanan de este encuentro y sus consecuencias. Si, por ejemplo, creamos para nuestros personajes la voluntad de ser felices, no alcanza con expresarlo así, en abstracto. Debemos crear algo que permita expresar materialmente esa felicidad y haga felices a los personajes.                                                                                            Ahora bien, esta concreción debe ser trascendental, es decir, debemos buscar la forma de que ese mensaje, llegue a todos, y, quizá, como en el teatro expresionista, ayude a canalizar la voluntad y emoción de los espectadores en una catarsis, como sucedía en los orígenes del teatro griego. 

La adaptación

“El Abecedario”, de Luisa Valenzuela, de la antología Brevedades de Editorial Mano Escrita:

      El primer día de enero se despertó al alba y ese echo fortuito determinó que resolviera ser metódico en su vida. En adelante actuaría con todas las reglas del arte. Se ajustaría a todos los códigos, respetaría, sobre todo, el viejo y buen abecedario que, al fin y al cabo, es la base del entendimiento humano.
       Para cumplir con este plan, empezó, como es natural, por la letra A. Por lo tanto, la primera semana amó a Ana; almorzó albóndigas, arroz con azafrán, asado a la árabe y ananás. Adquirió anís, aguardiente y hasta un poco de alcohol.
      Solamente anduvo en auto, asistió asiduamente al cine Arizona, leyó Amalia, exclamó ¡ahijuna! Y también ¡aleluya! y ¡albricias! Ascendió a un árbol, adquirió un almacén para asaltar un almacén y amaestró una alondra.
Todo iba a pedir de boca… y de vocabulario. Siempre respetuoso del orden de las letras, la segunda semana birló una bicicleta, vivió a Beatriz, bebió borgoña. La tercera, cazó cocodrilos, corrió carreras, cortejó a clara y cerró una cuenta. La cuarta semana se le declaró a Desirée, dirigió un diario y dibujó diagramas. La quinta semana engulló empanadas y enfermó del estómago.
       Cumplía una experiencia esencial que habría aportado mucho a la humanidad, de nos ser por el accidente que le impidió llegar a la Z. La décimo tercera semana, sin tenerlo previsto, murió de meningitis.

Adaptación teatral extra-breve del cuento “Abecedario” de Luisa Valenzuela:

Acto único
Escena: en el velorio Zacarías Yucco (Cuarto pequeño, sin muebles excepto por el cajón abierto. Alrededor, apoyadas en las paredes, varias coronas. Iluminación baja, dos lámparas a la cabecera del cajón, una cruz sin Cristo colgando entre las dos lámparas. Tres amigos de Zacarías charlan mientras miran al difunto).

Alberto: Todavía recuerdo lo que me dijo ese día. No me olvido más…
Beto: ¿A principio de año, no?
Carlitos: Yo creí que había pirado.
Alberto: “Resolví ser metódico durante el resto de mi vida” me había dicho. Quería seguir todas las reglas del arte, deseaba que su vida fuera una obra de arte. Estaba ansioso por ajustarse a todos esos códigos.
Carlitos: Sí. Cuando me contaste que quería que su vida estuviera regida por el abecedario… pensé que me estabas descansando.
Beto: Ese gil… ¿Se acuerdan cómo empezó? La primera semana amaba a Ana, almorzaba solamente albóndigas, o arroz con azafrán, asado y de postre ananá. ¡Qué loco!
Alberto: Andaba solo en auto, prácticamente; leyó Amalia y plantó un árbol… Que después levantaron para construir el Metrobús de la Nueve de Julio.
Beto: ¡Qué tipo raro! Le estaba funcionando lo del abecedario. ¿Y la segunda semana? Se birló la bicicleta del Brayan, besó a Beatriz y solo bebió borgoña…
Carlitos: ¿Beatriz? ¿Qué Beatriz?

(Todos se miran incómodamente).

Beto: Sí… tu Beatriz…
Alberto: En serio, me estás jodiendo Beto…
Beto: No (Mira fijo a Carlitos). Besó a tu vieja en la boca. Con lengua y todo.
Alberto: ¡Qué hijo de Cuca!

(Silencio. Sus caras expresan incomodidad, tensión).

Carlitos: (suspira resignado). La tercera semana cazó cocodrilos en Corrientes, corrió carreras de cartin y cortejó a Clara.
Beto: La cuarta semana se le declaró a Desirée la dueña del diario Día y dibujaba solo diagramas. ¡Pirado mal! Pero mal, mal…
Alberto: la quinta semanas engulló empanadas solamente… Eso debió enfermarlo del estómago. Supongo que esa experiencia habría aportado mucho a la humanidad de no ser porque a la semana trece…
Beto: Es una pena que no llegara a la Z, por enfermarse y morir de meningitis. (Silencio profundo, los tres vuelven a mirar al muerto) Este gil…
Carlitos: Pirado mal…
Alberto: ¡Qué hijo de Cuca!

Fin. (Cae el telón)

Pájaros prohibidos

por Eduardo Galeano

      Los presos políticos uruguayos no pueden hablar sin permiso, silbar, sonreír, cantar, caminar rápido, ni saludar a otro preso. Tampoco pueden dibujar ni recibir dibujos de mujeres embarazadas, parejas, mariposas, estrellas ni pájaros.

      1976, en una cárcel del Uruguay. Didasko Pérez, maestro de escuela, torturado y preso por tener “ideas ideológicas”, recibe un domingo la visita de su hija Milay, de cinco años. La hija le trae un dibujo de pájaros. Los censores se lo rompen a la entrada de la cárcel. Al domingo siguiente, Milay le trae un dibujo de árboles. Los árboles no están prohibidos, y el dibujo pasa. Didasko le elogia la obra y le pregunta por los circulitos de colores que aparecen en las copas de los árboles, muchos pequeños círculos entre las ramas:
-¿Son naranjas? ¿Qué frutas son?
La niña le hace callar:
-Ssshhhh.
Y en secreto le explica:
-Bobo. ¿No ves que son ojos? Los ojos de los pájaros que te traje a escondidas.

Los pájaros prohibidos (Por Cecilia Liendo Cabrera)
Adaptación del cuento breve de Eduardo Galeano.

Escena 1:  En casa de Milay

(Todos esto ocurre un sábado por la mañana. La madre le pregunta un día a Milay, su hija, si quiere ir a visitar a su padre.)

Mamá: ¿Vamos a visitar a tu padre?
Milay: Bueno, pero, ¿qué hace papá con los hombres malos? ¿Es un hombre malo?
Mamá: (triste) Tu padre no es un hombre malo, solo que piensa diferente que los demás y lo consideran malo. ¿Por qué no le hacés un dibujo a tu padre para que no se sienta solo y para que no se olvide de nosotras?
Milay: Bueno, voy a traer mis cosas para dibujar al lado tuyo en la cocina. Voy a dibujar unos pájaros volando. (Ella tira sus hojas y lápices en la mesa y empieza a dibujar.)
Mamá: Vamos Milay… ¡Qué se hace tarde para visitar a tu padre!
Milay: Ya voy mamá. Ya terminé mi dibujo para papá.
Mamá: Muy lindo, Milay. Vamos, subí al auto que nos vamos.

Escena 2 : En la cárcel

(Un día de 1976, en una cárcel del Uruguay donde están los presos políticos y el padre de Milay. El pdre de Milay es maestro de una escuela y fue preso y torturado por tener “ideas ideológicas”)


Papá: (piensa y se siente su voz como en “off”) Hoy vienen a visitarme mi hija y mi querida esposa…
(Cuando llegan a la cárcel, entran y los revisan los guardias. Pasan las primeras entradas, pero los censores ven el dibujo y lo rompen.)
Milay: ¿Por qué rompieron mi dibujo, mamá? (llorando)
Mamá: No tengo idea, hija. No tiene sentido. (Confundida) (Salen)

Escena 3: En la cárcel

 (Milay y su madre vuelven al otro día. Los censores ven el dibujo nuevo de Milay y lo dejan pasar. El padre de Milay espera la visita.)


Padre: ¡Qué felicidad que tengo de verlas, mis chicas! (llora de alegría)
Milay (emocionada) Mirá, papá, te traje otro dibujo para vos.
Padre: Uhh… ¡Qué lindo hija! Son muchos árboles con muchos pequeños círculos… naranjas en las ramas. ¿Qué son? ¿Naranjas? ¿Qué frutas son?
Milay: (Se acerca al oído y susurra) ¿No ves que son pájaros escondidos que traje para vos?
Padre: Gracias pequeña. Es muy lindo de tu parte.

(Fin).

Entrecruzamientos

      En palabras del dramaturgo José Santillán: 

    “Adaptar es traer una obra hacia una lectura más cercana para el espectador. Un texto que puede ser extranjero para hoy, ya sea porque provenga de otro país o porque sea una obra vieja que, por alguna razón, no puede hablarle al espectador actual. La adaptación es lo que hago antes del ensayo, sirve para las primeras lecturas con los actores”.
     “Versionar, en cambio, tiene que ver con lo estructural, con un cambio dramático que se acerca a mi forma de dirigir. Es lo que necesito como director en el escenario. La versión tiene que ver con una modificación, pensando también en los actores con lo que voy a trabajar”.
“Estos dos trabajos se mezclan. A veces voy versionando a medida que adapto.” (Cuadernos Pidacero: La adaptación teatral).

           En general se dice que las segundas partes no son buenas, sin embargo esto no es regla general. Una de las trilogías dramáticas más famosas y potentes en el escenario, por  su heroico principio y su triste final es la trilogía de Edipo. Edipo rey, Edipo en Colono y Antígona.                                                                                                                                                                      En Argentina, Leopoldo Marechal realizó su propia versión de Antígona, utilizando el tema de la civilización y la barbarie, la llamó Antígona Vélez. En los tiempos que corren, cuando más que nunca el teatro es una buena manera de enviar un mensaje directo sin rodeos, podría cualquier espíritu creativo, dar origen a una nueva versión de alguien de apellido Vélez, que remita a esa situación de barbarie pero atravesada por los males que aquejan hoy en día a la sociedad: la corrupción política, la drogadicción, la delincuencia, las relaciones tóxicas, el cyberbullying, etcétera. Solo es cuestión de mirar alrededor y lanzarse a crear.                                                                                                                                                 Otra posibilidad es tomar una obra clásica como Las aventuras del ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha y transformarlo en obra teatral, como en el primer caso y adaptarla a la realidad actual, como en su momento hiciera  Carlos M. Pacheco con su obra Don Quijano de La Pampa. En esta obra se tomó la idea de la lucha de don Quijote contra los molinos de viento y se la transformó en una lucha contra el ferrocarril que estaba desarrollándose en Argentina en aquella época.                                                                                                                                                                                                                    En esta línea de trabajo, cada espíritu creativo puede re versionar o crear una secuela que se inscriba en una historia anterior.                                                                                                                                                                  

Don Quijano de la Pampa
CARLOS M. PACHECO (sainete criollo en un acto y tres cuadros)

Estrenado en el teatro Apolo. Por la Compañía José J. Podestá

PERSONAJES

Don Quijano El Viejo
El Gringo Lanza Peoncito
Doctor Gómez Paisano 1°
Clotilde Paisano 2°
Doña Isabel Paisano 3°
Don Ignacio Peón 1°
Míster Miller Peón 2°
Etchevest Peón 3°
Padre Juan Paisanos
María Un cantor 
Asunción Coro General
Don Goyo y Peones de la cuadrilla del F. C.

 

      Una pulpería de campaña, Local amplio. A todo foro una gran ventana y una puerta por donde se divisa la campiña de una tonalidad alegre. Es un día de fiesta. Los paisanos de los alrededores han venido a reunir su expansión. Formando grupo aparte, un buen número de italianos trabajadores del ferrocarril. Organizan a su vez la tertulia frente a sendos vasos de vino y ajenos completamente al ruido de los criollos. Detrás del mostrador el vasco Etchevest, atiende a sus clientes.

Etchevest, Viejo, Peones, Paisanos y Varios
Estilo criollo catado por uno de los paisanos y coreado por los otros. Muisca muy característica, que hará constante con otro coro, entonado por los italianos. Finalizan los dos aires confundiéndose en acorde general.

ETCHEVEST. – (Colocándose en medio de la escena). ¡Dios Bendito! Esto ya es un bochinche. ¡Debryan arima! ¡Cantan todos juntos…parece infierno…parece batallón!
VIEJO- ¡Ansina es, amigo, ¡que quiere! Ansina es la cosa…por voluntá é los manates gobiernan el mundo…este mundo argentino ¡parece mentira!…
ETCHEVEST. – ¡Mentira no es, no! Verdad más grande es el mundo. (Yéndose para el mostrador)
VIEJO- Y aquí fue la de Pavón…y aquí tuvo mando don Juan Manuel de Rozas. (Tomando la copa). ¡Gaucho lindo!…
PAISANO 1°- ¿Lindo? ¡Pal degüello!…
PAISANO 2° – Mira que nene….
¡VIEJO- Que saber ustedes si entuavia andan mañeriando po agarrar la teta en los labios…! ¡Degüello! Cuando hay que degollar es porque hace falta limpiar la patria e ‘bandidos.
PAISANO 3°- (Al mostrador). ¡Una caña fuerte!
PAISANO 2°- Pase una rueda general. (Señalando). Pa los de aquí… Yo lo pago por lo bien que ha cantao el amigo Escudero. (Etchevest sirve y atiende a todos).
PEON 1°- Un litro mase re barbera. ¡Vamo a vire! ¡Pruntito! (Varios italianos, como adormecidos por el vino. Tararean sordamente el motivo musical anterior. In motivo melancólico y soñoliento, de la madre patria)
VIEJO- (Ante la voz del italiano que ha pedido vino con tono imperioso) ¡Ahijuna! ¡Habías de gritar ansina allá en mi tiempo! ¡Pero que maula! Todo se va acabando como cosa que no sirve. El criollo ya es un perro, y un perro matreto y disgraciao. (Beben varios). Vean amigos…yo voy a cumplir los cohcenta y entuavia ando con tiento mal sobao…
PAISANO 1°- (Alcanzando una copa al Viejo) Los criollos vamos quedando como pa remate. (Los italianos inician una partida a la murra)
¡VARIOS-re, cinque! ¡sei! ¡tre! ¡due! etc., etc.
VIEJO- (Con ademan despreciativo hacia ellos) ¡Véalos! ¡Ya no se juega al truco en las pulperías, ni se corre a la sortija, ni que se la bota e ‘potro, ni hay yerras con diversión, ni se ha fiesta en la esquila ni hay boleada de avestruz, ni palabra que se cumpla, ni pelea en gueña ley! La luz mala anda en el pago.
PAISANO 1°- ¡Avise viejo! ¿Qué luz?
PAISANO 3°- ¿Cosa e ‘muertos?
VIEJO- hace tres días que ando juido e ‘mi rancho, porque… (con mayor misterio). ¡Treinta años me persigue!… Y yo le vengo juyendo, pero no me alcanza siempre… (Los italianos prosiguen sus gritos de murra).
PAISANO 1°- ¿Es cosa e´dijuntos?
PAISANO 3°- Cuente viejo…a ver…
VIEJO- Es una luz grande que avanza y me encuentra siempre, ¡al ñudo le disparo! ¡Levanto mi rancho, lo llevo pa más lejos…veinte leguas, al fondo e´la Pampa…! ¡Y otra vez se me viene encima! (Los italianos cantan a varias voces sordamente combinadas).
VARIOS- ¡Addio, bella addio, che lármata se ue va! (otros juegan a la murra)
VIEJO- Eran como la diez la otra noche…se me había llegao al rancho el hijo Quijano, ese, que dicen que está loco, y canta bien el mocito, ¿no? En un de repente él la vido; ¡estaba como clavada en medio e´la noche! ¡A veces iba y venía…! ¡Es al ñudo! ¡Me alcanza siempre” ¡Malhaya! ¡Una disparada e´ treinta años!
PAISANO 1°- ¡Pero, de ande sale la luz!
VIEJO- (Señalando a los italianos) ¡Depende que esos están aquí! ¡Ya la van a ver! ¡La trai prendida en el cogote, una maquinaria grande que corre como el mesmo diablo!…
PAISANO 1°- ¡Si es el ferrocarril!
PAISANO 3°- ¡Nos ha pitao, viejo!
VIEJO- ¡Si juéguenle risa! Esa luz ande llega anuucea la desgracia al criollaje. (Mira a los italianos con reprimido furor)
PAISANO 3°- ¡No crea viejo, déjelos y tome otra caña…
PEON 1°- ¡Padrone! ¡Un litre mase a la salute re lu cumpagni Páscale!
PEON 3° ¡E viva Páscale!
VARIOS-¡! E viva¡! (El vasco los sirve y ellos beben chocándolo las copas alegremente)

Dichos, don Goyo, el Doctor, Gómez y el padre Juan.

P. JUAN- ¡Beata María Santísima!
DOCTOR- ¡Buenas tardes” … (¡Contestan algunos criollos y saludan dando la mano! EL doctor Gómez y sus acompañantes llegan a primer término y se sientan alrededor de una mesa) No se arlija don Goyo…no ha de andar lejos….
GOYO- Cállese, doctor. Yo no sé qué hacer con este hijo desgraciao… ¡Mire que darme Dios esta suerte! ¡El único hijo, y salirme así trastornado!
P. JUAN- Sono cosa de Dios, la volunta di Dio e cosi…
GOYO- Yo mesmo, yo, tengo la culpa, por haberlo madao estudiar a la cinda…cinco o seis años se paso allí pegao a los libros…. Y en un siantamen se puso así…loco, rematao…
DOCTOR- ¿Y por donde le da ahora?
GOYO- Es cosa e no creer. Desde hace un mes. No hace más que hablar de guapezas, de moreiradas, de matar alcaldes de plaza y peliar con la partida… Le tengo un pion italiano pa que me la cuide ¡lo mesmo se escapa, sale a caballo como un desatao, y el peon atrás sin podersujetarlo. Hace tres días que no lo veo…. ¡Vea doctor! Pa ande se habrá largao este pobre…
DOCTOR- A la verdad es una mañia extraña….
P JUAN- ¡Beata María Santísima!
DOCTOR- Es verdaderamente curioso… (A Etchevest, que se acerca a servirlos) Diga, pulpero…
ETCHEVEST. – Como esta doctora. (Dándole la mano). ¿Toda familia en la estancia? ¿Todos buenos?
DOCTOR- Bien gracias, Dígame Etchevest ¿No se ha aparecido por aquí el hijo de Don Goyo Quijano?
ETCHEVEST- Pobre loquito, ¿eh? Verdadera desgracia, si, si…n´por aquí no ha pasado estos días…este muchacho no hay que dejarlo suelto. ¡Va a hacer alguna barbaridad…! si, si!
GOYO- (Levantándose) Gueno en caso de que aparezca, a ver si me avisa…
DOCTOR-Trate de convencerlo de que vuelva a la estancia. Haga el favor ¿eh? Ustedes también paisanos ya saben. El pobre anda mal de la cabeza…
ETCHEVEST- ¡Oh si, si! ¡Aquí vamos decir! ¿Pero me parece estar inútil…está muy chiflado, el pobre…? ¿Y no van a tomar nada?
GOYO- Sirva pa todos… (Se oye fuera un gran ruido como los tipos que pelean, e inmediatamente aparece todo descompuesto el gringo Lanza, quien dando ayes de dolor, se adelanta hasta una mesa. Al ir a tomar asiento recrudecen las quejas).

Dichos y Lanza

GOYO- ¿Ande esta m´hijo, ande se ha quedado?…
LANZA- ¡Ay! ¡Ay! ¡Pe lu santo riabole ca mistramuerte…e San Gianseppe e Iu Santo Crito que le venga n´accidente!
P. JUAN- (Persignandse) Beata Maria Santisima)
DOCTOR- ¿Que es lo que ha pasado?
LANZA- (Con aspavientos de dolor). ¡Ay! ¡Ay! Afiquese. Venivamo pe lu camino…reale…cu Don Quicano…ea ma obligato a saliere re la estancia…. ¡Pe la marona!.no le pueto suquetare! Ne uno momento….
GOYO- ¡Pero, ande esta?
LANZA- (Tomando aliento). ¡Adacame ca te cuento la cosa ista! …Veni vamo a li trotecito. ¡Intra ayer e hoy mase re veinte legua, no me lo pueto suquetare! ¡Siempre gritando! Siempre buscando lo alcalde, la polecia en la partida e lu cuece re pase…que sa yo…na cosa remenda…nu golpe fenomale….derripente atropilla la parva perque cide que e la puerta re lu esgao…!Qui sarga la partida e aprovéchele la bulada” “Que qui esta Don Quijano de la Pampa” Naturalmente la parva nun contesta…Agora venime pe lu camino e matrupiya una carrieta re bueyo. Yo camameto a lo menime pe lu camino e matrupiya una carrieta re bueyo. Yo camameto a los medio…! Pe la Maronna! ¡Lu carrettiero ma dato un colpe eu la punta de lo clavo!…In quista partem nu me pueto mase. ¡Ay!
GOYO- ¿Y a donde esta m´hijo? Vamos a ver doctor, no le pase algo….(van a salir y se detienen)
PAISANO 1°- ¡Oiganle! (viendo venir a Don Quijano) Ahí viene el loco matando con la daga en la mano….(salen varios y se asoman, pero en seguidase hacen a un lado esquivando la arremetida)
PAISANO 2° (Haciendose a un lado) ¡A mí!!con la uña!
PAISANO 3° ¡Válgale el cuerpo y la vista” (Lanza sigue en sus quejas).

Dichos y Quijano

QUIJANO- (Hace irrupción en la pulpería, produciendo entre todos naturales asombros. Esgrime y revolea la daga furiosamente a diestra y sinistra) ¡Donde está el alcalde! ¡Que salga! ¡Que se venga la partida!
P. JUAN- (Tratando de refugiarse) Beata María Santísima! (Don Quijano sigue tirando golpes, mientras los paisanos y los peones le sacan el cuerpo evitándolo)
PEON 1°- ¡Pe San Genaro! ¡E un matto!
PEON 2°- ¡San Antonio me lo ricomando!
GOYO- (Tratándole de acercársele). ¡Vea m´ hijito, pero vea…! ¡Sosiéguese! pero mire, m´hijo…no sea así…
QUIJANO- ¡Donde está el alcalde!…
DOCTOR- Vea, amigo don Quijano. Aquí no está el alcalde…Todos somos compañeros…
LANZA- (A uno que intenta agarrar al loco). ¡Un me lo toca per Dio!… ¡Un me lo toca, decalo sulito…! que peore!…
ECHEVEST- ¡Arruya” Gizona loco, disgraciao, si, si….
VIEJO- ¡Se le ha subido a la cabeza!
PAISANO 1° ¡La gran flauta!
PAISANO 2°- ¡Que lo aten canejo!
P. JUAN- ¡Beata María Santísima! (Don Quijano se dirige de pronto hacia el padre que le ve llegar asustado y tembloroso. Transición)
QUIJANO- (Tomándole de un brazo). ¿Quién soy yo? Distinguida señora ¿Quién soy yo?
P. JUAN- (Mas asustado) Beata María Santísima
QUIJANO- ¡Que María Santísima” … ¡Ni que espíritu santo! ¡yo soy Don Quijano de la Pampa” Yo vengo a redimir los derechos del criollo sobre esta tierra…esta. esta tierra. Esta campaña, vea… (lo lleva hasta la venta señalándole Todo esto es la gran herencia del gaucho, por todo esto ha concesguido la libertad de la patria…y ahí está el ombú solitario y allá vea, de tras de aquí línea suave del horizonte, levantan los picos…. ¿Usted, señora no ve los picos?
P. JUAN- Non veo los pico
QUIJANO- Son picos blancos de nieve…Son las montañas andinas que se abrieron al paso del hombre; y allá que e l cóndor gira su vuelo y tiene su nido que palpita sobre la piedra…fíjese señora. Lo dijo el poeta que en el corazón enfermo del abismo.!…
P. JUAN- ¡Jesús Cristo!
DOCTOR- ¡Que interesante locura!
GOYO- ¡Vea m´hijito, calmese!…
QUIJANO- (En otra transición rápida, soltando al cura y volviéndose a todos) ¿Y el pericón nacional? (dulcemente). Son los acordes suaves, con que murmuran las aves allá en la sobra encantada, donde tiembla tu mirada, tus ojos de mirasol…y aquel celeste arrebol de tus risas y tus flores, como mis tiernos amores…(seco) ¿No le gusta el pericón?
GOYO- Vea, m´hijito…
PEON 1°- E un matto cumpleto…
DOCTOR- (Acercándose) El pericón nacional es el baile de la tierra. Sí, señor. No hay nada más lindo Don Quijano…Tiene razón…
QUIJANO- ¿Razón? Razón tengo…para amar esta patria… (Llevando aparte al doctor) ¡Es que yo soy” Don Quijano de la Pampa! ¡La sombra de Moreira me persigue y me aclama como al vengador…! ¡Los alcaldes de plaza, las partidas, los justicias, caerán bajo el filo de mi daga!…
PAISANO 1°- ¡Loco lindo!
VIEJO- ¿Loco? ¡No crea amigazo!
DOCTOR- (Dándole la razón) Si señor. Los alcaldes y las partidas serán derrotadas….
QUIJANO- (Mirándolo fijamente= ¡Ah! ¡Ah!… Y de un extremo a otro de la pampa dominara el paisano con una libertad grande como el cielo. ¡y no habrá gobernantes ni esclavos porque será la redención. ¡Todos los jueces y las justicias habrán muerto y todo el extraño elemento que perturba el alma criolla, se perderá en la derrota!…
¡VIEJO- (Oye con entusiasmo, haciéndole signos de asentamiento) Bien dicha esa palabra, ahijuna!
QUIJANO- Usted viejo es de los míos…alma vieja y perseguida…
VIEJO- A mí, me persigue la luz mala, Treinta años que le disparo y treinta años que me alcanza…
DOCTOR- ¿Cuál es la luz?
PAISANO 1°- (Tocándolo al doctor) Es el ferrocarril que han traído esos.
ECHEVEST- (Al doctor) Hombre atrasao, ¿sabe? Viene disparando al promotora que trae luz colgao…
GOYO- (Al doctor) A ver, si usted me lo hace volver pa las casas…
DOCTOR- Me parece algo difícil… (los italianos canturrean sordamente)
QUIJANO- ¿De dónde viene ese rumor extraño? ¡Oigan, paisanos, oigan! ¿Es un estilo o una vidalita? ¡No!? ¡Es un aire impropio! ¡Bah! (despreciativo) ¡Y sin guitarra en cuyos sonidos tristes pone el alma a su pena! ¡Cantar sin guitarra” …(irritado) ¡Silencio” ¡A ver, si se callan”
PEON 1° ¡Ca tien uste ea vire!
PEON 2!- Stai matto cumpagni!
QUIJANO- ¡A quien vas a matar pobre rata!
PEON 3°- ¡Ma, lascia! ¡Nun fai caso!
GOYO- (Al doctor) ¡Vea, amigo, que desgracia”
ECHEVEST- ¡Aquí va haber escándalo”
QUIJANO- (Imponiendo su ademan y su voz) ¡He dicho que no se canta (al doctor) ¡Esta gente es muy canalla, pero yo les aseguro…! Estos cantos tan sin gracia que ni conmueven ni nada”
PAISANO 1°- Ya diga ¿No se le pasa?
LANZA- ¡Hoy e un día tremendo!
QUIJANO- ¡Ya van a morir a mis manos!
PEON 2°- (levantándose) ¡Padrone! Cui stiamo tranquile e non vogliamo cuestione….
PEON 3°- ¡Naturale!(Varios de ellos protestan)
VARIOS- ¡Cristo! ¡Pagamo il nostro danaro!
DOCTOR- (Haciéndoles señas de chifladura) ¡Tengan consideración!
PEON 1° ¡Bueno! ¡Noi altri stiamo a tranquilo, vogliano cantar e basta!
GOYO- Por que me juido m´hijito, vengase pues, con su tata…
QUIJANO- Vayase usted. ¡Yo tengo que hacer con estos canallas” (solemne) Veni acá vos, che Lanza!
LANZA- Traigo ista parte arrovinata (Acercandose)
QUIJANO- Salí por ahí avísame si hay alguien en lontananza y en cuantito divises una partida de plaza pegas el grito enseguida que yo soy sobre las armas. ¡Aquí va a correr más sangre que en un campo de batalla”
LANZA-Padorne per San Crispino…. ¿per que nun vamo in casa?
QUIJANO- Cállate y obedece… (Paseándose con altivez)
PAISANO 3°- ¡Ahijuna! ¡Da compasión verlo tan loco!
QUIJANO-Amalhaya me provoquen esta punta e papanatas. ¡Y verán quien es entonces Don Quijano de la Pampa!… Que a redimir viene el gaucho de toda la grebanada y de la fiera opresión con que lo humillan y aplastan.
ETCHEVEST- ¿No quiere tomar asiento? (le ofrece un banco)
QUIJANO- ¿que me siente? Bueno ¡Traiga…! Y además alcanzarme pulpero, aquella guitarra… (El pulpero se la trae y Don Quijano preludia y un estilo. Los italianos organizan más fuerte su coro, y Don Quijano progresivamente se encoleriza)
PEON 1°- Addio, bella addio, che lámarta se ne va!…
PEON 2° Addio, bella addio, che lámarta se ne va!…
QUIJANO- (levantándose terrible) ¡Esta gente!
VIEJO- (Acercándose) ¿se acuerda lo que le conté de la luz mala? ¡ Usted mesmo la vido!
QUIJANO- ¡Como un punto de fuego allá en la noche!
VIEJO- Ellos la han traído y han levantado un campamento, al lao de un montón de lonjas de fierro que van encajando en el suelo…
QUIJANO- ¿un campamento en el pago? (pensativo) Quiere decir…un ejército.
VIEJO- Un ejército de entrantes que han invadido la patria pa taer esa luz mala
QUIJANO- (resuelto) Hay que vencerlos
VIEJO- ¡Una disparada e ‘treinta años!… ¡ Ya me tiene cansao!… (en voz baja) ¿quiere que los echemos del pago? ¡ usted es un hombre guapo,. Los corremos a puñaladas!…
QUIJANO- (mirando a todos lados, con gran precaución, trae aparte al paisano viejo) ¡Silencio, amigo, silencio! ¡Ya lo tenías resuelto” Antes de empezar mi campaña contra los alcaldes…Esta misma noche! Pase la palabra a los buenos criollos que sirvan pa esta patriada y en la entrada del sol…en la loma del ombú, nos vemos y preparamos el plan…pero, silencio, amigo silencio ¡(Pensativo) ¿Si lo echamos del pago?
VIEJO- Juye la luz
QUIJANO- ¡Mi palabra” (¡decidido su mano al viejo! Los italianos prosiguen su canturreo mientras Don Quijano se pasea gesticulando su ira y si desprecio. De pronto parándose en medio de la escena) ¿Quién de todos estos es el más hombre…? ¡Pronto! ¡uno que lo represente o me voy contra todos y los deshago! ¿se van callar?
ETCHEVEST- (acercándoles a Don Quijano) Mira hijo, mira tranquilizas…esta buena gente. Deja ellos nomas, no meten con vos…
QUIJANO- Buena gente estos mandrias… ¡Bah! …Usted que sabe! ¡Claro! A usted le gastan…pero…. (en un arrebato de furia) Por dios, que si no se callan les hago ver enseguida el peso de mis entrañas” (Desvaina la daga y arremete contra los italianos dándoles vuelta la mesa de donde caen con estrepito vasos y botellas. EL pulpero salta a un lado y los paisanos no se atreven a intervenir. El doctor hace señas a los italianos de que se vayan. Estos se escudan en rincón agrupados)
GOYO- Me lo van a matar (queriendo intervenir)
DOCTOR- (Impidiéndolo) No va a haber nada…
PEON 1° ¡ Sacramento! ¡ Que pazzia!
PEON 2° ¡Qué fai cumpa!
QUIJANO- ¿van a salir? ¡o con sus cueros, mis banderas de guerra ha de hacer! La aventura es fácil ¿no? Largarse como bandada hambrienta a devorar lo nuestro…
PEON 1° – ¡ Andiamo cumpagni!
PEON 2° Pe la Virgene do Carmine, se nun fose cosi matto…
PEON 3° E noi altri abiam pago
ETCHEVEST- (L esde el mostrador, Haciendoles señas de que salgan. ¡Por favor!
DOCTOR- (a su vez se les indica abandonen su sitio para evitar el incidente. Ellos rezongando no se deciden a salir. Don Quijano los atropella y los peones se escudan de los golpes con bancos, algunos de los cuales arrojan sobre don Quijano, sin tocarlo, Tumulto general. El doctor y don Goyo intentan restablecer el orden, que se hace una vez que los italianos han abandonado el local. EL Viejo entusiasmado con el escándalo, reparte ponchazos.)

Dichos, menos los Peones

QUIJANO- ¿No queda ni uno? ¡Esto no es nada…! ¡No se cómo se van con vida!
ETCHEVEST- Me estropea la pulpería
GOYO- M´hijo, vamos pa casa…
QUIJANO- ¿Qué me vaya? ¡ salga tata! …! ¡Ni lo piense que es mejor! (cambiando de tono) ¡a usted le cabe el honor de ser mi padre y le basta! …Váyase usted… (al viejo) Venga usted …Y ase lo he dicho (bajo) En la loma del ombú…al anochecer. Si nadie quiere prestarse, iremos solo los dos…
VIEJO- (apretándole la mano) Aquí tiene mi palabra… (a los otros) Paisanos los que vengan pa mi lao. Vayan montando (salen varios y el Viejo los habla bajo) los tengo que hablar en cuantito salgan…
PAISANO 1°- Vamos saliendo…
PAISANO 2°- Esto es un teatro…Me hace acordar una vez que vide yo una función…muy larga, meta puñaladas y voltiar melicos…
PAISANO 1°- ¡De jugando, vea que gracia! (salen los paisanos comentando el espectáculo entre ellos y mirando a Don Quijano que ha tomado asiento y esta pensativo)
¡QUIJANO- ¡Y si es que no viene nadie, yo solo los peleare…sin más gente que mi daga!

Don Goyo, Doctor, P Juan, Etchevest y Don Quijano

DOCTOR- (A Lanza) ¿le parece que es mejor dejarlo solo?
LANZA- Vayan numa; se se calma yo me lo porto in casa…ma que cuando ve mucha quente amontanada…se pone asi, tan tremendo…
DOCTOR- Va a ser inútil don Goyo, dejémoslo, venga a la estancia… Lanza lo va a convencer…dejémoslo solo aquí…
ECHEVEST- Y debe estar bien cansao…
¡LANZA- Tre dia andamo co ista fara!
¡GOYO- Si se llega aquí a dormir!
ECHEVEST- ¿Aquí? Oh si, si, tener adentro una cama….
GOYO- Me manda avisar amigo…cualquier cosa…
¡LANZA- ¡Vaya, vaya…está bastante cansao…! dequenlo solo!
¡GOYO- (Acercándose a Don Quijano) ¡Adiós, m´hijo, ya que usted no quiere venir pa la casa de su tata!
¡QUIJANO- ¡A usted lo quiero, usted es bueno…váyase solo, yo tengo que comenzar mi venganza! Váyase tata tranquilo y nunca me guarde rabia… (le da la mano) Me hizo estudiar lo que se…y quiso tanto a mi mama
GOYO- (saliendo a Lanza) Te recomiendo, no lo dejes
¡DOCTOR- hay que pensar esta noche el modo de asegurarlo…! ¡Pobre! ¡hay todo un gesto en su alma!
P. JUAN- ¡Beata María Santísima ¡

Don Quijano, Lanza y Etchevest (Don Quijano medita, el Pulpero arregla algunos trastos salidos de su sitio. Lanza se acerca a Don Quijano)

LANZA- Estamo solo, padrone….
QUIJANO- (Mirando a la guitarra que esta sobre la mesa) Yo no estoy solo che Lanza ¿No estás viendo junto a mí, no estás viendo esta guitarra? (tomándola) ¿Ves esta muda? Fíjate ahora… (ejecuta un acorde) ¡como habla” …! ¡Tiene una voz tan sentida! Que penetra y que desgarra… ¡Es la voz con que los criollos dicen las cosas del alma! ¡qué vas a saber tocar ¡(riendo) ¡vos no sabes ni la flauta!

Dichos y Clotilde, que entra seguida de un peoncito. Al verla el vasco Echevest la saluda con amabilidad.

CLOTILDE- Buenas tardes
ETCHEVEST- Adiós, niña ¡Caramba! Recién salido su tata…No ha de ir lejos….
CLOTILDE- Mira que casualidad…nos bajamos a tomar un vaso de agua
ETCHEVEST- (sirviendo con esmero) ¡si, si, un refresquito!
¿CLOTILDE- (Al Pulpero) Este es el loco que dicen?
ETCHEVEST- Estar disgraciao, si, si…
CLOTILDE- ¿Estaba allá en la ciudad?
ETCHEVEST- Si, si, ser estudiante e ‘doctor, enloqueció entonces, fíjate, si es lastima
QUIJANO- (Dándose vuelta y con gran respeto se quita el sombrero) ¡señorita!
CLOTILDE- ¡Buenas tardes paisano!
QUIJANO- Estaba solo, abstraído, no sé si estaba enervado por un celestial perfume de tiernas flores del campo…tan extraño y tan clemente que mis sentidos dudaron pudieran carnales formas humanamente exhalarlo…Me di vuelta y era usted… ¿qué flor es? ¡que no alcanzo a definir el aroma sin que deje de aspirarlo! … ¿qué flor es?… (Lanza le hace señas de que esta chiflado)
CLOTILDE- Se ha confundido paisano, es el aroma del campo…
QUIJANO- (Aparte) Como va a reírse tal vez si le digo que la amo.
CLOTILDE- Soy hija del doctor Gómez, que estaba aquí hace un rato…. Cuando Usted guste la estancia es cerca… (tratando de irse)
QUIJANO- (Ardiente) que sitio poco apropiado, hablar de amores aquí ¡claro! ¡un vasco, una pulpería y este Lanza que es un bárbaro! Fuese un jardín, en la noche y en el misterio del cuadro.
CLOTILDE- (Despidiéndose de Etchevest) ¡con que, adiós! (después de beber el refresco y de dejar el vaso en el mostrador) Vamos Juancho… (A don Quijano) ¡Adiós paisano!…
QUIJANO- Como si fuera un pañuelo que acerco al sagrado frasco, y en la perfumada gota…estoy la esencia arrancando…mi corazón en sus ojos…. ¡No sé de qué se ha mojado… ¡Sus ojos tienen amor, Es que estoy enamorado!… Voy a la estancia esta noche…. Y antes de entrar en batalla en la guitarra mis ansias le cantare…
CLOTILDE- (Semiturbada) Adiós, paisano (vase)
Dichos menos Clotilde y peoncito

(Don Quijano salta en medio de la escena después de apoderarse del vaso que ha dejado Clotilde. Gran sobresalto del Pulpero y Lanza)
QUIJANO- (Poniéndose en vaso en los labios) Conserva el vidrio el calor, todo el calor de sus labios… (A Lanza) ¿Vos, papanatas…? ¿No has visto que hasta en amor he triunfado? Le cantare mis amores antes de entrar en batalla, Después… ya verás quien es…(imperioso) Don Quijano de la Pampa.

TELÓN

 

CUADRO SEGUNDO

En la estancia

El doctor Gómez, don Goyo, el Padre Juan sentados. Doña Isabel y Clotilde en el foro miran hacia el campo como divisando algo que se acerca.
ISABEL- El coche ha llegado a la tranquera grande
CLOTILDE- ¿Quién puede ser a esta hora? Tal vez las de Muñoz…Como me alegraría que fueran ellas…
DOCTOR- ¡Caray! Dentro de una hora la estancia es un loquero…
CLOTILDE- ¡Ay papá Si supieras el programa de esta noche…Es algo teatral
ISABEL- ( deshaciéndose de Clotilde que la oprime) A ver muchacha, déjame. No me agarres, así pues.
CLOTILDE- Como me alegraría que fueran ellas…
DOCTOR- (A don Goyo) ¡Pobre muchacho! Yo lo siento en el alma. Es una locura que tiene la propiedad de impresionarme enormemente.
CLOTILDE- (Tironeando siempre a su madre) Beni, vamos parecen ellas… Vamos hasta la tranquera…
¡ISABEL- (Accediendo) ¡Pero sosegate, hija, por Dios!…

Dichos menos Clotilde e Isabel

DOCTOR- ¡Si usted me entendiera, amigo! Hay algo de majestad en ese gesto desequilibrio…A mí me impresiona mucho…
P. JUAN- ¡Beata María Santísima! Io Facio una novena a la Vergine del Carmene pe sua salute… E un povero muchacho.
GOYO- Y vaya a saber pa ande ha rumbiao ahura ¡ Mahaya mi suerte ¡Hacia un mes que estaba tranquilo en las casas, hasta que le dio por por salir a dos laos y andar loquiando, que que me lo maten por ahí…
DOCTOR- No se aflija, don Goyo, con eso no se saca nada. El hombre puedo volver a su juicio… ¿No le parece padre?
P JUAN- ¡E una cosa triste! ¡Beata María Santísima!
¡GOYO- (Dando la mano) Y tuito por eso libros!…
DOCTOR- Esos libros han hecho muchas víctimas don Goyo, En el fondo de muchos criminales, de muchos enfermos, hay toda la sugestión de esa falsa guapeza que han cantado con alabanza las crónicas, los folletines de la sangre…
GOYO- Dios sabe lo que hace, doctor. Es el destino del pobre. Salúdemela a doña Isabel y a la niña…Adiós padre, récemele a ver si Dios lo oye…y que perdone la galopiadita de hoy (vase)
P JUAN- Non e niente don Goyo… ¡Beata María Santísima!

Dichos menos don Goyo

DOCTOR- ¡Pobre viejo, a sus años, es un golpe duro!
P JUAN- Pá mí, sabe doctor, lo hico está completamente loco ¿eh?… Caramba ¡caramba! Yo la tingo un miedo barbare…Siempre co lo cuchillo a la mano… ¡Beata María Santísima!
DOCTOR- ¡Qué gran tipo! En medio de todo es cosas de reírse (Se oyen voces de recién llegados, algunas risas)

Doña Isabel, Clotilde, María, Asunción, don Ignacio y Míster Miller, quien es presentado al Doctor y al Cura. Saludos de confianza entre los demás.

TODOS- ¡Buenas noches!
IGNACIO- (Presentando) El Doctor Gómez y Míster Miller…
MILLER- Mucha gusta…
DOCTOR- A sus órdenes, mi amigo…
IGNACIO- Míster Miller y el padre Juan, el cura del pueblo…(saludos) las mujeres hacen grupo aparte con el cura) El señor es el ingeniero de la empresa del ferrocarril…
MILLER- Si, siñor…
DOCTOR- ¡Por fin, amigo, nos conceden ese ramal…vaya, ya era tiempo!
MILLER- Si, Siñor…
DOCTOR- (Reparando en los comentarios y risas de las mujeres) ¡Eh! ¿Pero qué es eso? ¡Niñas!
CLOTILDE- ¡Es que no sabes papa!… ¡Lo que les ha pasado!
IGNACIO-Algo muy lindo. Doctor, algo muy lindo…
MARIA- ¡Que susto nos hemos dado!
ASUNCION- A mí me causo mucha gracia…(Riendo)
MILLER- Haber aquí, gauchos malos…Atropella coche con cuchillo…
DOCTOR- ¿Que les ha pasado?
IGNACIO- (Riendo) Míster Miller, le quiso hacer fuego con la carabina…
CLOTILDE- (Riendo) ¡Don Quijano, papa, Don Quijano!
DOCTOR- ¡Pobre! ¡Es un loco!
MILLER- Estar loco es peligroso…siñor
IGNACIO- ¡Oh, es un tipo interesante!
MARIA- ¡Pobre hombre! ¿No?
ASUNCION- Vestido de Moreira y con la daga en la mano…. Nos atropelló el breack, gritando: ¿Cuál es el alcalde? ¡Donde está el alcalde!
P JUAN- ¡Beata María Santísima!
DOCTOR- Se ha escapado de la casa del pobre viejo hace tres días y ahí anda alborotando el pago…Yo me he llegado a forjar sobre el algo así como un símbolo viviente de ese culto al coraje que ha dominado durante tanto tiempo al hombre de nuestros campos… El honor esta en pelear. En vencer a dos, a cinco, a diez milicos…Esa tradición que se va para siempre con todo su espíritu salvaje…Aquí tienen dos cosas que chocan, Míster Miller y don Quijano…
MILLER- Yo no quiero chocar con esta gente
IGNACIO- Un Moreira quijotesco…
DOCTOR- Como esos otros que los libros han metido en la mente popular
MARIA- ¿Y hace mucho tiempo que esta así?
ISABEL- En el pago lo conoce todo el mundo, m´hijita, pero recién ahora le ha dado por esas andanzas…
MILLER- Este hombre hay que encerrar
MARIA- Pobrecito y es bien parecido…
CLOTILDE- Ustedes no saben lo más lindo. Esta tarde fui con Juancito hasta lo de Ramos y al pasar por la pulpería del vasco Etchevest se nos ocurre bajar al tílburi a tomar un poco de agua. Ahí estaba el hombre cantando un estilo…En cuando me vio se deshizo en piropos. Es un tipo muy educado, che.
ASUNCION- (Riendo) ¿Y te hizo el amor?
MARIA- ¡Que loca esta!…
¡CLOTILDE- Empezó a decirme unas cosas tan suaves y concluyo por prometerme que vendría esta noche…! ¡Antes de entrar en batalla! A cantarme al pie de la ventana…. (Ríen)
ASUNCION- Lo que nos vamos a reír…si vienen…. Habría que hacerle algo…che…unas gruesas cohetes…
MARIA- ¡Pobrecito!
DOCTOR- ¡A ver muchachas, no hay que burlarse de un desgraciado!
ASUNCION- ¿Avise doctor, no nos vamos a divertir (a Clotilde) Y vendrá che? Lo que es yo le hago pagar el susto de esta tarde…Yo le hago algo…
CLOTILDE- Miren, lo mejor es presenciar el cuadro…Si viene, yo salgo al balcón y hacemos toda una escena….
IGNACIO- Pero seriamente ¿eh?
ISABEL- Y hay mucho rocío. Vamos para adentro Gómez. Vamos (se levantan y vanse)
MARIA- Que linda noche ¿eh? ¿viste que bien le queda el traje de gaucho?
IGNACIO-Avisa si te has enamorado del loco
MILLER- Esta línea de tren será gran porvenir para la regio entera…
DOCTOR- Así me parece, también… (Cierran la puerta. Mutis y pausa larga)

Don Quijano y Lanza

(Al foro aparece Don Quijano y se adelanta cautelosamente con la guitarra en la mano. Lo sigue el gringo Lanza)

¡QUIJANO- (Hablando a media voz) Mira que noche fíjate…como está el campo tranquilo!!oí!… El alma de la Pampa tiene su vibración en este silencio “¿No oís este silencio de la llanura<? Veni atende…Ni un leve rumor, ni un aleteo…es como un soplo de la paz eterna, que pasa sobre la vida!…
LANZA- Qui lastima pe la Maronna ¡ Estudiare tanto tiempo a la ciuta oe veni asi trastunato
QUIJANO- Ni los perros nos han sentido ¡La duda, sin embargo!… ¡Yo te espero aquí, anda despacio, fíjate bien por ahí, detrás de los galpones, (Misterio) Puede haberse escondido algún alcalde ¿eh? Quien te dice que no me ha seguido alguna partida. Ellos saben que yo voy a aniquilarlos a todos…Anda, aquí te espero…
LANZA- ¡Ma Santo Antonio! ¡Don Quijano! ¿Qui va stare scundito a ista hora? ¡ No me diga! ¡Tuta la quente esta runcando, cume lo chancho!
QUIJANO- ¿Eh? ¿Te parece? …Entonces (pausa) échate a un lado ¡Vos sos un animal! No comprendes, vos no sentís la grandeza en este momento…Por aquí, por aquí, va a pasar…
LANZA- ¿ Qui va a pasare?
¡QUIJANO- El amor…sobre esta dulce armonía de la noche…Un rato de ternura!… ¡Luego sonara la hora cruda de la venganza ¡¡ Ya no veras el campo tranquilo ni este cuadro de mi poema ¡(con reserva) Esta misma noche hay que vengar a los criollos, a los maltratados, a los despojados…Veni para acá (llevándolo hasta el árbol que está a foro, en medio de la escena) Subí
LANZA- Ma que vaya a hacerse incima
QUIJANO- Subí te digo
¿LANZA- Ma que vaya a hacerse incima de lu garbolo?
QUIJANO-(Empujándolo) ¡Subí te digo!
LANZA- (trepando) ¡Pe la Maronna!
QUIJANO- ¿Qué estas mirando?
LANZA- ¡Lu campo, numa!
QUIJANO- Mas allá, más lejos….
LANZA- ¡Eh! Siempre lu campe, un ranche, elu montecito re la stancia…
QUIJANO- ¡Animal! ¿Y la luna?
LANZA- La LUN esta incima ri lu garbole…
QUIJANO- Subí más alto ¿Que ves allá? ¿Es una noche clara no hay unas cosas blancas alineadas?
LANZA-E sí. Sono la carpa re la cuadrilla…
QUIJANO- ¿de qué? ¡del ejército enemigo queres decir! Ahí están acampados…
LANZA- También está la luce que se mueve, e camina, la maquina…
QUIJANO- ¡Bájate! ¡bruto! Esa es la luz mala, que va y viene…esa luz que lo persigue al viejo, hace treinta años…Luego será la batalla…Prepárate vos también y no seas cobarde… ¡vamos a ver hasta dónde te da el cuero!
¡LANZA- Ma mire, padrone io no quiero meterse mase a lu batifondo (tocándose la puerta posterior) Io voglio dormiré in casa, pe la Maronna!
QUIJANO- (llevándolo hacia segundo término) Dormir con esta noche ¡Imbécil” ¿No sentís el trébol que nos manda como un beso de aroma? Antes del combate hay que amar, hay que cantar…

Dichos y las muchachas

Estas se asoman por los balcones. Han oído rumor. Al ver a Don Quijano se aprestan a presenciar la escena sin ser vistas.

ASUNCION- ¡El loco! (Don Quijano se ha quedado mirando el cielo)
MARIA- La luna le da en la cara…Mira que cara triste…
QUIJANO- (A Lanza) ¿Ves cuantas estrellas? Todo está salpicado… Hay tantas que parece un polvo de oro…. (reserva) ¡Yo sé que falta una!… ¡Y va a salir!
LANZA- ¡No tienen remedio! (Yéndose al foro impaciente)

MUSICA (suave preludio melancólico).

QUIJANO- (Se sienta y canta)
(Concluido el canto don Quijano como si esperase una frase, espera, los de la casa se asoman a la puerta y ventana riendo sordamente del cuadro. Asunción con precauciones se acerca y por el balcón arroja sobre Don Quijano el contenido de una jarra de agua, alcanzando a mojar a Lanza que se acerca. Don Quijano al sentirse mojado da un salto)
LANZA- ¡Hay visto pe la maronna! ¡ como un anni arreglato! ¡Nu balde de d´acua!
QUIJANO- ¡Es el rocío animal ¡
LANZA- ¡ Ma que! ¡si ha sido un baño!
QUIJANO- Ella escucho mis quejas…con eso tengo bastante…ahora voy a entrar en combate…después de dulce coloquio, vino el amor a avisarme… ¿No comprendes? (vase)
LANZA- (Siguiéndolo) Si, cumprendo e un baño rigulare

Isabel, las muchachas, Ignacio y el Doctor
(salen las muchachas riendo)

IGNACIO- Porque me he de reír, te digo que has hecho mal en burlarte…a mí me infunde respeto…
DOCTOR- Y es cosa de respetarse…. (serio) ¡Bueno! Que acabe la broma…
ISABEL- Si, ya es hora de acostarse (Entran todos menos María e Ignacio)
MARIA- Que voz tan triste, che Ignacio…pobrecito…
IGNACIO- (Entrando) ¡Esto de Asunción ha sido solemne disparate!
Don Goyo y un Peón

PEON- Si, recién estuvo, dele cantar y cantar, y canta lindo ¿eh? La niña nos había avisao que lo dejásemos…
GOYO- ¡Y pa ande rumbio!
PEON- Ahí va matando pal lao del pueblo
GOYO- Llame, a migo, por favor… (el peón golpea y aparece el doctor)

Dichos y Doctor
DOCTOR- ¿Quién es?
GOYO- Soy yo doctor…
DOCTOR- Que le pasa…don Goyo…
GOYO- ¡Cha que suerte la mía! ¡Doctor! Han venido a avisarme de que este muchacho combinao con el viejo e la loma, va a dir a asaltar esta mesma noche, las carpas del italiano al lao de la via. Me trujo el aviso el hijo de don Serapio que ha oído la cosa…Vea doctor, me lo van a matar…
DOCTOR- Pero el gringo no lo dejara, don Goyo…
GOYO- ¡Quien sabe si puede evitar el pobre…
DOCTOR- (Llamando) Che, Ramón, átame el breack, ligero…
Míster Miller, Ignacio y el Padre Juan (saliendo apresurados)
MILLER- ¿Qué le pasa?…
GOYO- ¡Lo van a matar!…
DOCTOR- ¡Que disparate!… Vamos pronto, ligero… ¡A ver mi poncho!…
IGNACIO- Vamos, vamos, antes que lo maten…
GOYO- ¡Que desgracia, doctor, que desgracia (¡Ruido adentro como si engancharon el breack! Gritos de los peones. En seguida salen todos corriendo)
P JUAN- ¡Beata María Santísima!

TELÓN

CUADRO TERCERO

De noche. A izquierda varias carpas habilitadas por los peones del ferrocarril. Algunos enseres propios del jugar del trabajo sobre el cae bajo un cielo obscuro la soledad del sueño. Varios vagones-chatas indican el sitio de la vía a cuyos costados se ven postes telegráficos, trozos de rieles durmientes, etc. Una luz de peligro pone a foro junto su punto rojo. Los italianos duermen pesadamente cuando aparecen Don Quijano y los suyos.

Quijano, Viejo, Lanza, Paisano 1° y Paisano 2°

QUIJANO- (Caminando con algunas trabas en la casi oscuridad) Por aquí, por aquí…viejo- Ya estamos sobre ellos…. ¿Se han fijado? Ni un centinela…
VIEJO- El golpe va a ser tremendo…
PAISANO 1°- Habría que prenderle fuego a las carpas
QUIJANO- No señor, hay que pelear en buena ley, como criollos que somos, frente a frente
LANZA- (Que en vano procura guiar sus pasos) ¡Pe la maronna! ¡Adunde vamo! Ahura se ha escondido la luna. Haye alla incima un nubarrone tremiendo…
VIEJO- Mejor que no haiga luna… ¡Ansina no nos ven llegar esos mandrias!
QUIJANO- ¡Ah, la luna! Tiene también su sabiduría, Bajo ese fulgor cantaba Santos Vego. ¡Yo cante hoy y ella plateaba las cuerdas! … Se esconde ahora por favorecer la suerte de los criollos…Veni para acá che Lanza y apronta tus armas…
LANZA- Ma, sun Quicano, que va a pasar a isto momento. Io tengo uno susto re la gran siete… ¡¿Adunde vamo?
VIEJO- Aurita lo vas a ver…vamos a peliar de lo lindo…
LANZA- Ma, ion un poso andaré cossi, re quista maniera…Io me ritorno in casa, peque un van a matarse pe lu campo…quista cosa un ma conviene. ¡Ah no! …Io non poso cuidare mase re oste din Quincano. Un me hace casonunca… ¡ Pe la maronna! ¡ A runde vamo!
QUIJANO- ¡Ya vas a ver correr sangre! Aquí comienza mi campaña pa redimir al criollaje de la esta grebanada que ha invadido la patria…Mira Lanza, mira el horizonte. Todo obscuro, porque la luna se ha escondido favoreciendo mi golpe y mi audacia. Aquí al lado mío van a entraren combate otro muchos. Vos no los ves…Moreira, Pastor Luna, Hormiga Negra… Más allá los Barrientos…. Cuando la luz asome de la aurora y vuelvan otra vez las aves a levantar su vuelo, sobre el primer jirón de sol que se abra en la la sombra, todo habrá cambiado en el pago… Esas carpas, donde a esta hora sueñan con nuestra plata y nuestros campos, esos feroces, habrán caído destruidas por mi brazo vengador…Esos montones de armas que allí ves…
LANZA-¡ Non veo niente! Quile sono le staque re leña pe ponere a la via re li ferrocarrile…
QUIJANO- Y el ferrocarril… ¿Pa que es? Es para traernos después otros ejércitos extranjeros, muchos miles, que nos roban la vida y las haciendas… que quieren hacer suyo el país y echarnos a nosotros los hijos de esta tierra…
LANZA- ¡Ma, qui estai diciendo pe lu santo diabole! …
VIEJO- (Que anda a tientas por la oscuridad con los otros. Piores que el diablo son estos!
PAISANO 1° Ahí se oye un ruido cerquita
PAISANO 2° ¿A ver? (Poniendo el oído en la tierra) Debe ser como una legua ¡Algún coche!
QUIJANO- ¿Un coche? ¡O algún refuerzo pa estos maulas!
VIEJO- Hay que atacarlos antes que llegue…
QUIJANO- ¡Muchachos, a la voz de aura! Apróntense…pa atropellar.

Dichos y Peones

PEON 1°- (Uno de los italianos que ha oído las voces, saliendo de su carpa) ¡Qui va la!
VIEJO- Aquí no bala nadie, canejo ¡Prepárense pal arrempujon si son hombres…
PEON 1°- ¿Qui stai parlando? ¿Que fai a cuesta hora?
¡QUIJANO- ¡A ver, mulita, grítales que aquí este don Quijano de la Pampa, y además si se esperaba pa ayudarlos alguna partida de plaza que salga y aproveche la bolada!… (A Lanza) Pórtate como un valiente, no dispares…
LANZA- (Dándose cuenta del peligro huye) ¡Dio me ni guarde!… ¡Aquí ma rumpeno l´arma ¡¡ Dun Quiano ea ta massano! ¡Pe la maronna” ¡Yo escano!
QUIJANO- ¡Ah cobardón disparas… ¡A ver pronto, que se vengan!…
PEON 1°- (Ante la actitud de los paisanos que esgrimen sus dagas, se pone a gritar fuertemente) ¡Cumpgani! ¡ Cumpgani! … Sonno briganti, cumpgani ¡ ( Don Quijano y los suyos se preparan para la lucha. El peón repite sus gritos y en el medio de la mayor confusión y sorpresa despiertan los obreros, saliendo armados de fierros y palos y produciéndose un alboroto general. Se entabla la lucha que toma en seguida el carácter de una simple paliza. Los paisanos 1° y 2°, al verse maltrechos y golpeados, huyen por lateral derecho)
PAISANO 1°- Disparemos hermanos que son muchos …
PAISANO 2°- Dispara que nos mataran
QUIJANO- (Que se revuelve como un tigre, rodando a cada instante, tales son los palos que recibe) ¡Ah flojos, ustedes no son criollos, disparen mulitas!… Dele viejo, no afloje…
VIEJO- (Que trata de pelear y rueda en seguida machucado de un garrotazo) ¡Me han redotao, don Quijano!… (Los italianos prosiguen tirando palos a don Quijano)
UNO- ¡Porco de un asassino!
OTRO- ¡Ah canalla ¡¡ Ladro!…
QUIJANO- (Haciendo un último esfuerzo) No importa, viejo…Aquí estoy yo… ¡Juna perra! (Enfureciéndose hasta el delirio) Y aquí esta Juan Moreira y Martin Fierro y Juan Cuello… ¡Toma ¡(Alcanza a lastimar a uno y a su vez recibe un palo definitivo que lo hace caer al suelo)
PEON 1°- (Que le ha pegado) ¡Prendi cuesta!
QUIJANO- ¡Así no se mata a un hombre! …. (Transición al dolor, así llorando) ¡Tata ¡¡ Que me matan! ¡Tata! ¡Mi Tata! ¡Mi Tatita!
UNO- (Al verlo desvanecido) ¡E morto! ¡Cristo!
OTRO- ¡Porta una luce! ¡Pascale!… ¡ Via!… (Viene uno con un farol y alumbra la escena)
UNO-(Asombrado) ¡Per Dio, e il matto di l´armacin ¡
OTRO- ¡E morto ¡¡ que loco! ¡San Genaro!
OTRO- (Oyendo ruido) Viene gente ¡¡Fuggiamo! (Van todos a esconderse en las carpas)
Llegan sobresaltados por los gritos. Don Goyo el Doctor, Míster Miller e Ignacio. Atraídos por un quejido de don Quijano se acercan a Él y lo reconocen, viéndolo ensangrentado. Desesperación de don Goyo.
DON GOYO- ¡Mi hijo, m´hijito querido! ¡Me lo han asesinao!
DOCTOR- (Tratando de incorporar a Don Quijano que apenas da señales de vida) ¡Que infamia! ¿Quién ha sido?
VIEJO- (Medio incorporándose) Esos, esos lo que han traído la luz mala… (Viendo la luz de la locomotora en maniobras que se acerca) ¡La luz mala ¡(¡Tapándose la cara! ¡Allí esta…me alcanzo pa siempre! (Míster Miller atiende al viejo que se tapa los ojos para no ver) ¡No quiero verla! ¡No quiero verla!
IGNACIO- ¡Es la locomotora!
QUIJANO- (Desfallecido) Tata, mi tata…me han asesinao…ellos los alcaldes…
GOYO- ¡Mi hijo querido!
DOCTOR- (Aparte a Ignacio que deja al viejo con Miller) Pobrecito, le han roto el cráneo…
IGNACIO- ¡Que cuadro Doctor!
DOCTOR- ¡Es horrible!
GOYO- ¡Mi pobre hijo!
QUIJANO- (Cuya voz se apaga lentamente con el esfuerzo) Yo quería re…di…mir…al gaucho…yo quería, a mi tierra…. ¡Soy don Quijano de la Pampa ¡¡ Me han asesinao, ellos los alcaldes como a Moreira! (Llega la luna a bañar la escena. Don Quijano trata de incorporarse) ¡La luna! (En soledad se oye la modulación de un estilo. Una pasión que pasa. La voz se pierde poco a poco)
DOCTOR- Vea, Ignacio, ese estilo que se apagó y esta ironía que muere….
VIEJO- ¡La luz mala, no quiero verla!
GOYO- ¡M´ hijo!
QUIJANO- (Percibiendo el estilo lejano= ¡Yo soy don Quijano de a Pampa ¡¡Déjenme oír…déjenme oír!…

TELÓN LENTO

En palabras de Edgardo Dib: 

“Cuando me preguntan –un colega, un amigo, mi tía, mis papis– ‘¿Qué estás haciendo?’, yo respondo: ‘Estoy escribiendo…’ No, Estoy reelaborando, revisitando, readaptando, re, re, re…’. Porque en verdad siento que eso hago. Escribo algo nuevo y que me pertenece. Creo que aquello que me inspira y me moviliza, el texto clásico original, pasa a ser un gran texto que flota en mi memoria e invade mi cuerpo, como una voz que pertenece a la humanidad y que hago propia. Una imagen, un parlamento, un suspiro de instinto me asalta en la primera lectura del texto “real”. O es un algo que traigo de hace tiempo –un vínculo emocional– con algún texto ya conocido por mí y de pronto suceden las coordenadas de espacio y tiempo para que ese algo se haga materialidad”. (Cuadernos Pidacero: La adaptación teatral).

Síntesis

       ¿Cómo lograr que una obra existente pueda actuarse con menos cantidad de actores y menor variedad de escenarios y menos de todo? Este es el caso puesto al apartado de “adaptación”, pues en esa adaptación se introducían personajes para realizar las acciones del cuento breve. En este caso, intentaríamos un recurso de supresión de elementos, pero nunca de contenido. Aunque, necesariamente, el contenido se vería afectado, eventualmente.

Citamos nuevamente a Edgardo Dib:

“Por ejemplo en Othelo, cuando estoy traduciendo, lo hago para cuatro actores. Si tal actor hace esto, ¿cómo hago para armar la escena y que pueda entrar y hacer aquello? Los personajes los voy definiendo. Quién es cada uno, eso es más fácil. Pero lo difícil es descubrir cómo puede el actor hacer el cambio de un lugar a otro, y ahí apelas al payaso.”

       Los payasos o clowns son unos personajes especiales dentro de la dramaturgia. Son personajes que, de primera mano nos dicen que lo que estamos viendo no es real y crean un pacto ficcional distintivo. El espectador se prepara de otra manera para abordar y recibir el mensaje de la obra teatral. De alguna manera, la presencia de estos personajes desancla al teatro de la representación de la realidad y la verosimilitud. A partir de este presupuesto, la creación teatral cambia completamente.  Muchas veces, con ingenio, podemos respetar lo que el texto transmite, sin hacer necesariamente lo que el texto diga, así podemos proceder con los personajes. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *