Esquemas temáticos en los textos descriptivos: TEMA Y REMA

Introducción

     El binomio tema-rema es un procedimiento estructural y textual que se utiliza para redactar textos temáticamente coherentes, y al mismo tiempo, facilita la comprensión en la lectura de otros textos.                   Desde el punto de vista del contenido, en todos los enunciados se pueden reconocer dos clases de información: una conjunto de información compartida por el emisor y el receptor, y una información nueva referida a la anterior que es lo que amplía el conocimiento sobre un tema, y es, generalmente, lo que se pretende comunicar o enseñar.                                                                                                                 Esta clase de procedimientos se utiliza en textos descriptivos y expositivos. Es decir, en toda descripción, ya sea literaria, objetiva, científica, dinámica, estática y cualquiera de sus variantes y combinaciones, el binom io tema-rema ordena las partes del objeto que queremos presentar. Veamos: 

        Tomado de Avedaño y Cetkovich, Lengua, el texto, contexto y los procedimientos, Ed. Santillana, 1998, Bs. As. Argentina.

       Los esquemas temáticos representan en forma gráfica las ideas principales de un texto y la relación que se establece entre ellas. Son útiles tanto para la comprensión de un texto como para la planificación previa del trabajo de escritura.
       Es necesario tener en cuenta que el tema de un enunciado no siempre aparece explícito, sino que a veces, debe reponer ya sea por el contexto o por sus conocimientos previos del tema.

      En un texto, cada enunciado agrega información nueva a la ya dada. A este desarrollo de la información lo llamaremos progresión temática.
      Existen diversos procedimientos para lograr una adecuada progresión temática en un texto:

Progresión de tema constante: el tema se repite en los diferentes enunciados que forman un texto o parte de este. En estos casos, suele repetirse la palabra que explicita el tema o puede reemplazarse por un sinónimo, un pronombre o directamente omitirse:
     Por ejemplo: Barbanegra (tema 1) no respetaba para nada las reglas de la piratería (r1). Este pirata (repetición del tema = rema2) no tenía nada de romántico (r2). (Tema omitido = rema 3)No era justo a la hora de repartir el botín (r3). (Tema 4 omitido) = r4) No se parecía en nada a Simbad el marino o a Sandokán. (r4)

      Los procedimientos de cohesión textual que ayudan a la progresión temática son la sustitución y la elipsis de sujeto, también conocida como sujeto tácito.

     Progresión de temas derivados: el tema de un enunciado se subdivide y forma el tema de dos o más enunciados posteriores.
      Por ejemplo: Los reptiles gigantes (t1) lograron adaptaciones diferentes en su evolución (r1). El grupo más grande, el de los dinosaurios (t2 = subdivisión del t1), colonizó la tierra firme (r2). Un grupo de reptiles, los pterosaurios, (t3 = subdivisión del tema 1) se adaptó al vuelo (r3). Y otros grupos, los plesiosaurios, los ictiosaurios, los mosasaurios, (t4 = subdivisión del tema 1), fueron los gigantes de los mares de aquellas épocas primitivas (r4).

     El procedimiento de construcción de esta progresión temática es la introducción de aposiciones que especifican los elementos de la subdivisión temática.

      Progresión de temas enlazados: El rema de un enunciado se transforma en el tema del siguiente enunciado.
      Por ejemplo: Los delfines y ballenas (t1) componen el orden cetácea (r1). Este orden (r1 = t2) se caracteriza por su conformación aerodinámica, como la de los peces (r2). sin embargo, no son peces (r2 = t3), son mamíferos (r3).

     En textos más largos, estas progresiones temáticas se combinan dando lugar a esquemas más complejos de distribución de la información. Pero no por ello tiene que ser desordenado.
Por ejemplo, se puede desarrollar cada rema como encabezador de un párrafo que desarrolle el tema principal.

Secuencia estructural de la descripción

      Decir como es determinado objeto, es decir, describirlo, no es una pura y desordenada acumulación de rasgos o cualidades. Por el contrario, la descripción, cualquier tipo sea, requiere un orden de presentación de sus elementos más o menos general. En primer lugar, el PLANTEO DEL TEMA GENERAL, es decir, el nombre del objeto que se va a describir; luego, el DESPLIEGUE, de sus partes, aspectos o funciones específicos. A todos los elementos que componen el despliegue, los llamaremos SUBTEMAS.
     Frecuentemente, el título del texto es el que presenta el tema, aunque, muchas veces, los autores quieren ser imaginativos y no lo expresan en el título, sino en los primeros párrafos de la descripción. No obstante, esto implica que el autor es menos objetivo que lo que requeriría, por ejemplo, un texto de biología que es de carácter científico.
     Reconocer la organización básica del texto descriptivo es el paso inicial y necesario para comprenderlo.
    Leamos un texto que describe brevemente a los guepardos. Luego, presentaremos una tabla o esquema gráfico que organiza la estructura del texto LOS GUEPARDOS. Este será nuestro modelo para analizar las primeras descripciones que estudiaremos.

Los guepardos

     Los guepardos, cuyo tamaño se ubica entre el del puma y el gato, son los felinos más veloces que existen, ya que son los únicos que no poseen garras retráctiles. En distancias cortas pueden alcanzar una velocidad máxima de 110 kilómetros por hora. Su hábitat natural es la sabana, de clima extremadamente caluroso.
     A pesar de que aprovechan esta destreza para cazar no tienen hábitos nocturnos como el resto de sus parientes- tigres, leones, panteras, por ejemplo- y por eso, atrapan a sus presas y las devoran bajo la luz del día. El cuerpo del guepardo está adaptado para atrapar a sus presas mediante una persecución corta y veloz. Esto los diferencian del resto de los felinos, que se esconden y esperan el momento más propicio para lanzarse sobre ellas.
     Para entrar en celo, la hembra de guepardo necesita dos Machos que compitan por ella. Este hábito resulta una característica afín a todos los ejemplares de la especie.

     Algunas veces, las descripciones son tan complejas que se requiere la ampliación de al menos uno de los subtemas. 

El sistema linfático

     Además de la sangre, existe en el organismo humano otro sistema que completa la circulación de sustancias en el cuerpo. El sistema linfático está compuesto por numerosos nódulos linfáticos conectados por una red de vasos. En cada nódulo linfático hay una gran cantidad de glóbulos blancos que atacan a microorganismos Invasores; algunos de ellos elaboran anticuerpos.
     Por los vasos circula un líquido acuoso y claro llamado linfa. La linfa se forma con el exceso de líquido que tienen los tejidos. Además, transporta líquidos o grasas. Circula empujada por los movimientos de los músculos del cuerpo que rodean los vasos linfáticos.
     El sistema linfático se conecta con la sangre por medio de las venas que están a la altura del cuello. Después de su lectura, podríamos decir que el esquema se compone del tema general, tres subtemas y dos remas o nuevos subtemas. Podríamos distribuir la información en un esquema: 

Los tiempos verbales en la descripción 

      Los verbos que se utilizan en las descripciones informativas reflejan el principal procedimiento de esta clase de textos: mostrar como es un objeto considerando sus partes, sus funciones, o sus aspectos. Por esto, predominan los verbos ser y estar e incluir, algunas construcciones verbales como estar compuesto por, formar parte, dividirse en, conectarse con, integrar y sinónimos o parientes semánticos que manifiestan las relaciones entre las partes y el todo. Además, los verbos tener, poseer, caracterizarse por y parecerse, entre otros, se usan para atribuir características o atributos al objeto descripto. Rodear, situarse, ubicarse y sinónimos se usan para establecer referencias espaciales.
     La conjugación de estos verbos tiene sus particularidades, y estas los diferencian de los usos en la narración de los mismos verbos, mejor aún, de las secuencias descriptivas artísticas insertas en una narración. En una descripción informativa, suelen estar en presente del modo indicativo, en tercera persona del plural y del singular, muchas veces en infinitivo. Estos verbos suelen estar acompañados de adverbios o construcciones adverbiales que tienen / expresan un sentido de “habitualidad”, por ejemplo: normalmente, generalmente, comúnmente, entre otras.
     El uso de los infinitivos y las 3ras personas contribuye a despojar de subjetividad o de opiniones personales este tipo de descripciones, que pretenden ser científicas.
     El reconocimiento y el análisis de los verbos de una descripción es una herramienta útil para identificar la clase de texto, la relación emisor-receptor y el propósito del texto. La identificación de todos estos elementos, y su correcto uso es indispensable para poder producir un texto que logre una comunicación clara y efectiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *