El teatro barroco en Hispanoamérica

Introducción

       La  sociedad Americana del siglo XVII presentaba una estabilización, se advertían jerarquías y clases sociales perfectamente delimitadas. Los españoles que ostentaban cargos públicos eran una minoría que vivían de las encomiendas y las minas junto con los representantes de la iglesia que compartía el poder con los españoles y, además, regía la vida espiritual y colonial. otra clase compuesta por una masa de indios negros y mestizos en relación de dependencia que sufrieron una vida dura y trabajosa. La tercera clase, la de los criollos que en ese momento estaban en inferioridad de condiciones                                                                                                                                                                                           Entre el Renacimiento y el Barroco se presentan variaciones estéticas que se desarrollan gradualmente. El Barroco hispanoamericano es más artificioso con una complejidad de elementos intelectuales, sensoriales, expresivos y técnicos. es una época e color, relieve, frescura, ardor, diafanidad, sorpresa, todo a través de un idioma nuevo. Su expresión es rica y compleja.                                                                                                                                                                                                             Algunas de las más importantes  características de las obras literarias de esta época son: uso de cultismos provenientes del latín, neologismos, hipérbaton, metáforas que apuntan a al uso de imágenes sensoriales intensas, alusiones mitológicas (para mostrar la identificación del pensamiento con el elemento mitológico alundido), Alusiónes y elisiones (referencia a los elementos de manera indirecta o implícita), antítesis de elementos opuestos en los extremos de su representación (vida/muerte, amor/odio), asíndeton, personificaciones, preguntas retóricas, paralelismos sintácticos, hipérbole e intensificaciones mediante el uso de la referencia anafórica y las repeticiones. 

El teatro

       El estilo barroco comienza a manifestarse en las colonias de América como expresión de su época. Se reflejó en la arquitectura colonial, en las obras de Bernardo de Balbuena o de Sor Juana Inés de la Cruz y en el teatro de Juan Ruiz Alarcón. Así como hubo un Barroco alemán, uno italiano y otro español, también hubo un Barroco americano. Este expresó una gran síntesis o simbiosis entre la cultura hispana y la visión original y propia de la nueva sociedad de indias. El americanismo comenzó a expresarse dentro de un estilo barroco que no sólo se advertía en el arte, sino en la vida de esta sociedad, en las modas, en las conversaciones, en la artificiosidad de la vida cortesana. Las iglesias coloniales de México y Perú son un ejemplo de esta original mezcla. Esta corriente artística, encontró en los virreinatos campo propicio para desarrollarse como la primera gran manifestación cultural de hispanoamérica.
       Algunos de los procedimientos estilísticos que pueden encontrarse en las obras de esta época congenian con la idea de lo artificial barroco. En el período Barroco, el equilibrio entre la naturaleza y el arte se rompe a favor de este último. Pedro de Espinosa en su Fábula del Gentil había sintetizado esa supremacía en estos versos: “que a la materia sobrepuje el arte…” y fue precisamente ese arte quien compitió con la naturaleza terminó situado exclusivamente, en el plano de las formas. Desde ese punto de partida, se creó un mundo rico en imágenes verbales, hasta constituir una sinfonía literaria, intensificando al máximo todas las posibilidades del estilo. La tendencia a la agudeza, al juego de palabras, a la ornamentación, a la paráfrasis enrevesada, forman parte de los procedimientos estilísticos de la literatura barroca. El mundo de los sentidos multiplica las descripciones artificiosas.
       En esta misma época, el teatro de España se presentó en Indias con gran suceso de público. Lope de Vega, Tirso de Molina, Calderón de la Barca y Moreto se difunden en el período colonial, en las casas de teatro, que también ofrecían piezas breves y sainetes. Por su parte, Sor Juana Inés de la Cruz era la creadora de piezas del estilo de Calderón de la Barca y autos sacramentales.
       Al final del período colonial las comedias de Pedro de Peralta y Barnuevo reflejaron la decadencia de la influencia del teatro español y la aparición de modelos franceses como Molière, Corneille y Racine

El divino Narciso

de Sor Juana Inés de la Cruz

PERSONAJES
EL DIVINO NARCISO
LA NATURALEZA HUMANA
LA GRACIA
LA GENTILIDAD
LA SINAGOGA
ENÓS
UN ÁNGEL
ECO, LA NATURALEZA ANGÉLICA RÉPROBA
LA SOBERBIA
EL AMOR PROPIO
NINFAS
PASTORES
ABRAHAM
DOS COROS DE MÚSICA

Cuadro primero
ESCENA I
(Salen, por una parte, la Gentilidad, de ninfa, con acompañamiento de
Ninfas y Pastores; y por otra, la Sinagoga, también de ninfa, con su
acompañamiento, que serán los músicos; y detrás, muy bizarra, la
Naturaleza Humana, oyendo lo que cantan.)

SINAGOGA
¡Alabad al Señor todos los hombres!
CORO 1º ¡Alabad al Señor todos los hombres!
SINAGOGA Un nuevo canto entonad
a su divina beldad
y en cuanto la luz alcanza,
suene la eterna alabanza
de la gloria de su nombre.
CORO 1º
¡Alabad al Señor todos los hombres!
GENTILIDAD ¡Aplaudid a Narciso, plantas y flores!
Y pues su beldad divina, 10
sin igualdad peregrina,
es sobre toda hermosura,
que se vio en otra criatura,
y en todas inspira amores,
CORO 2º ¡alabad a Narciso, fuentes y flores!
SINAGOGA ¡Alabad,
GENTILIDAD aplaudid,
SINAGOGA con himnos,
GENTILIDAD con voces,
SINAGOGA al Señor,
GENTILIDAD a Narciso,
SINAGOGA todos los hombres,
GENTILIDAD Fuentes y flores!

(Pónese la Naturaleza Humana en medio de los dos Coros.)

NATURALEZA HUMANA
Gentilidad, Sinagoga,
que en dulces métricas voces
a Dios aplaude la una, 20
y la otra celebra a un hombre:
escuchadme lo que os digo,
atended a mis razones,
que pues soy madre de entrambas,
a entrambas es bien que toque
por ley natural oírme.
SINAGOGA Ya mi amor te reconoce,
¡Oh Naturaleza!, madre
común de todos los hombres.
GENTILIDAD Y yo también te obedezco, 30
pues aunque andemos discordes
yo y la Sinagoga, no
por eso te desconoce
mi amor, antes te venera.
SINAGOGA Y sólo en esto conformes
estamos, pues observamos,
ella allá entre sus errores
y yo acá entre mis verdades,
aquel precepto, que impone,
de que uno a otro no le haga 40
lo que él para sí no abone;
y como padre ninguno
quiere que el hijo le enoje,
así no fuera razón
que a nuestras obligaciones
faltáramos, con negar
nuestra atención a tus voces.
GENTILIDAD Así es; porque este precepto,
porque ninguno lo ignore,
se lo escribes a tus hijos 50
dentro de los corazones.
NATURALEZA HUMANA
Bien está; que ese precepto
basta, para que se note
que como a madre común
me debéis las atenciones.
SINAGOGA Pues dinos lo que pretendes.
GENTILIDAD Pues dinos lo que dispones.
NATURALEZA HUMANA
Digo, que habiendo escuchado
en vuestras métricas voces
los diferentes objetos 60
de vuestras aclamaciones:
pues tú, Gentilidad ciega,
errada, ignorante y torpe,
a una caduca beldad
aplaudes en tus loores,
y tú, Sinagoga, cierta
de las verdades que oyes
en tus profetas, a Dios
Le rindes veneraciones;
dejando de discurrir 70
en vuestras oposiciones,
(A la Gentilidad.)
pues claro está que tú yerras
(A la Sinagoga.)
y claro el que tú conoces
aunque vendrá tiempo, en que
trocándose las acciones,
la Gentilidad conozca,
y la Sinagoga ignore…
Mas esto ahora no es del caso;
y así, volviéndome al orden
del discurso, digo que 80
oyendo vuestras canciones,
me he pasado a cotejar
cuán misteriosas se esconden
aquellas ciertas verdades
debajo de estas ficciones.
Pues si en tu Narciso, tú
tanta perfección supones,
que dices que es su hermosura
imán de los corazones,
y que no sólo la siguen 90
las ninfas y los pastores,
sino las aves y fieras,
los collados y los montes,
los arroyos y las fuentes,
las plantas, hierbas y flores,
¿con cuánta mayor razón
estas sumas perfecciones
se verifican de Dios,
a cuya beldad los orbes,
para servirle de espejos, 100
indignos se reconocen;
y a quien todas las criaturas
(aunque no hubiera razones
de tan grandes beneficios,
de tan extraños favores)
por su hermosura, no más,
debieran adoraciones;
y a quien la Naturaleza
(que soy yo), con atenciones,
como a mi centro apetezco 110
y sigo como a mi norte?
Y así, pues madre de entrambas
soy, intento con colores
alegóricos, que ideas
representables componen,
(A la Sinagoga.)
tomar de la una el sentido,
(A la Gentilidad.)
tomar de la otra las voces,
y en metafóricas frases,
tomando sus locuciones
y en figura de Narciso, 120
solicitar los amores
de Dios, a ver si dibujan
estos obscuros borrones
la claridad de sus luces;
pues muchas veces conformes
divinas y humanas letras,
dan a entender que Dios pone
aun en las plumas gentiles
unos visos en que asomen
los altos misterios suyos; 130
y así quiero que, concordes,
(A la Sinagoga.)
tú des el cuerpo a la idea,
(A la Gentilidad.)
y tú el vestido le cortes.
¿Qué decís?
SINAGOGA Que por la parte
que del intento me toque,
te serviré yo con darte
en todo lo que te importen,
los versos de mis profetas,
los coros de mis cantores.
GENTILIDAD Yo, aunque no te entiendo bien, 140
pues es lo que me propones,
que sólo te dé materia
para que tú allá la informes
de otra alma, de otro sentido
que mis ojos no conocen,
te daré de humanas letras
los poéticos primores
de la historia de Narciso.
NATURALEZA HUMANA
Pues volved a las acordes
músicas, en que os hallé, 150
porque quien oyere, logre
en la metáfora el ver
que, en estas amantes voces,
una cosa es la que entiende
y otra cosa la que oye.

ESCENA II

SINAGOGA ¡Alabad al Señor todos los hombres!
CORO 1º ¡Alabad al Señor todos los hombres!
GENTILIDAD ¡Aplaudid a Narciso, plantas y flores!
CORO 2º ¡Aplaudid a Narciso, fuentes y flores!
SINAGOGA Todos los hombres Le alaben 160
y nunca su aplauso acaben
los ángeles en su altura,
el cielo con su hermosura,
y con sus giros los orbes.
CORO 1º ¡Alabad al Señor todos los hombres!
CORO 2º ¡Aplaudid a Narciso, fuentes y flores!
GENTILIDAD Y pues su beldad hermosa,
soberana y prodigiosa,
es de todas la mayor,
cuyo sin igual primor 170
aplauden los horizontes,
CORO 2º ¡aplaudid a Narciso, fuentes y flores!
CORO 1º ¡Alabad al Señor todos los hombres!
SINAGOGA Las aguas que sobre el cielo
forman cristalino hielo,
y las excelsas virtudes
que moran sus celsitudes,
todas Le alaben conformes.
CORO 1º ¡Alabad al Señor todos los hombres!
CORO 2º ¡Aplaudid a Narciso, fuentes y flores!
GENTILIDAD A su bello resplandor 180
se para el claro farol
del sol; y por ver su cara,
el fogoso carro para,
mirando sus perfecciones.
CORO 2º ¡Aplaudid a Narciso, fuentes y flores!
CORO 1º ¡Alabad al Señor todos los hombres!
SINAGOGA El sol, la luna y estrellas,
el fuego con sus centellas,
la niebla con el rocío,
la nieve, el hielo y el frío 190
y los días y las noches.
CORO 1º ¡Alabad al Señor todos los hombres!
CORO 2º ¡Aplaudid a Narciso, fuentes y flores!
GENTILIDAD Su atractivo singular
no sólo llega a arrastrar
las ninfas y los zagales,
en su seguimiento iguales,
mas las peñas y los montes.
CORO 2º ¡Aplaudid a Narciso, fuentes y flores!
CORO 1º ¡Alabad al Señor, todos los hombres! 110
NATURALEZA HUMANA
¡Oh, qué bien suenan unidas
las alabanzas acordes,
que de su beldad divina
celebran las perfecciones!
Que aunque las desdichas mías
desterrada de sus soles
me tienen, no me prohíben
el que su belleza adore;
que aunque, justamente airado 210
por mis delitos enormes,
me desdeña, no me faltan
piadosos intercesores
que Le insten continuamente
para que el perdón me otorgue,
y el estar en mí su imagen,
bien que los raudales torpes
de las aguas de mis culpas
toda mi belleza borren:
que a las culpas, el Sagrado 220
Texto, en muchas ocasiones
aguas llama, cuando dice:
«No la tempestad me ahogue
del agua»; y en otra parte,
alabando los favores
de Dios, repite David
que su Dios, que le socorre,
le libró de muchas aguas;
y que los intercesores
llegan en tiempo oportuno, 230
pero que no en los furores
del diluvio de las aguas.
Y así, bien es que yo nombre
aguas turbias a mi culpa,
cuyos obscenos colores
entre mí y Él interpuestos,
tanto mi ser descomponen,
tanto mi belleza afean,
tanto alteran mis facciones,
que si las mira Narciso,
a su imagen desconoce. 240
Díganlo, después de aquel
pecado del primer hombre,
que fue mar, cuyas espumas
no hay ninguno que no mojen,
tantas fuentes, tantos ríos
obscenos de pecadores
en quien la Naturaleza
siempre sumergida, esconde
su hermosura. ¡Oh, quiera el cielo
que mis esperanzas topen 250
alguna fuente que, libre
de aquellas aguas salobres,
represente de Narciso
enteras las perfecciones!
Y mientras quiere mi dicha
que yo sus cristales toque,
vosotros, para ablandar
de Narciso los rigores,
repetid sus alabanzas
en tiernas aclamaciones, 260
uniendo a cláusulas llanto,
porque es lo mejor que oye.
Representad mi dolor;
que vuestras voces acordes
puede ser que Lo enternezcan,
y piadoso me perdone.
Y pues en edad ninguna
ha faltado quien abogue
por mí, vamos a buscar
la fuente en que mis borrones 270
se han de lavar, sin dejar
las dulces repeticiones
de la música, diciendo
entre lágrimas y voces:
CORO 1º ¡Alabad al Señor todos los hombres!
CORO 2º ¡Aplaudid a Narciso, fuentes y flores!

ESCENA III


(Salen Eco, ninfa, alborotada; la Soberbia, de pastora, y el Amor
Propio, de pastor.)


ECO Soberbia, Amor Propio, amigos,
¿oísteis en esta selva
unas voces?
SOBERBIA Yo atendí
sus cláusulas; por más señas 280
que mucho más que el oído,
el corazón me penetran.
AMOR PROPIO Yo también, que al escuchar
lo dulce de sus cadencias,
fuera de mi acuerdo estoy.
ECO Pues, y bien, ¿qué inferís de ellas?
SOBERBIA Nada, porque sólo yo
conozco que me molestan,
como la Soberbia soy,
las alabanzas ajenas. 290
AMOR PROPIO Yo sólo sé que me cansan
cariños que se enderezan,
como yo soy Amor Propio,
a amar a quien yo no sea.
ECO Pues yo os diré lo que infiero,
que como mi infusa ciencia
se distingue de mi Propio
Amor, y de mi Soberbia,
no es mucho que no la alcancen,
y es natural que la teman. 300
Y así, Amor Propio, que en mí
tan inseparable reinas,
que haces que de mí se olvide,
por hacer que a mí me quiera
(porque el Amor Propio
es de tal manera,
que insensato olvida
lo mismo que acuerda);
principio de mis afectos,
pues eres en quien empiezan, 310
y tú eres en quien acaban,
pues acaban en Soberbia
(porque cuando el Amor Propio
de lo que es razón se aleja,
en Soberbia se remata,
que es el afecto que engendra,
que es aquél que todas
las cosas intenta
sólo dirigidas
a su conveniencia), 320
escuchadme. Ya habéis visto
que aquesta pastora bella
representa en común toda
la Humana Naturaleza:
que en figura de una ninfa,
con metafórica idea,
sigue a una beldad que adora,
no obstante que la desprecia;
y para que a las divinas
sirvan las humanas letras, 330
valiéndose de las dos,
su conformidad coteja,
tomando a unas el sentido,
y a las otras la corteza;
y prosiguiendo las frases,
usando de la licencia
de retóricos colores,
que son uno, y otro muestran,
Narciso a Dios llama,
porque su belleza 340
no habrá quien la iguale,
ni quien la merezca.
Pues ahora, puesto que
mi persona representa
el ser angélico, no
en común, mas sólo aquella
parte réproba, que osada
arrastró de las estrellas
la tercer parte al abismo,
quiero, siguiendo la mesma 350
metáfora que ella, hacer
a otra ninfa; que pues ella
como una ninfa a Narciso
sigue, ¿qué papel me queda
hacer, sino a Eco infeliz,
que de Narciso se queja?
Pues ¿qué más beldad
que la suya inmensa,
ni qué más desprecio
que el que a mí me muestra? 360
Y así, aunque ya lo sabéis,
por lo que a mí me atormenta
(que soy yo tal, que ni a mí
reservo la mayor pena),
os referiré la historia
con la metáfora mesma,
para ver si la de Eco
conviene con mi tragedia.
Desde aquí el curioso
mire si concuerdan 370
verdad y ficción,
el sentido y letra.
Ya sabéis que yo soy Eco,
la que infelizmente bella,
por querer ser más hermosa
me reduje a ser más fea,
porque -viéndome dotada
de hermosura y de nobleza,
de valor y de virtud,
de perfección y de ciencia, 380
y en fin, viendo que era yo,
aun de la naturaleza
angélica ilustre mía,
la criatura más perfecta-,
ser esposa de Narciso
quise, e intenté soberbia
poner mi asiento en su solio
e igualarme a su grandeza,
juzgando que no
era inconsecuencia 390
que fuera igual suya
quien era tan bella;
por lo cual, Él, ofendido,
tan desdeñoso me deja,
tan colérico me arroja
de su gracia y su presencia,
que no me dejó ¡ay de mí!,
esperanza de que pueda
volver a gozar los rayos 400
de su divina belleza.
Yo, viéndome despreciada,
con el dolor de mi afrenta,
en odio trueco el amor
y en rencores la terneza,
en venganzas los cariños,
y cual víbora sangrienta,
nociva ponzoña exhalo,
veneno animan mis venas;
que cuando el amor
en odio se trueca, 410
es más eficaz
el rencor que engendra.
y temerosa de que
la humana naturaleza
los laureles que perdí,
venturosa se merezca,
inventé tales ardides,
formé tal estratagema,
que a la incauta ninfa obligo,
sin atender mi cautela, 420
que a Narciso desobligue,
y que ingrata y desatenta
Le ofenda, viendo que Él es
de condición tan severa,
que ofendido ya una vez,
como es infinita ofensa
la que se hace a su deidad,
no hay medio para que vuelva
a su gracia, porque
es tanta la deuda, 430
que nadie es capaz
de satisfacerla.
Y con esto a la infeliz
la reduje a tal miseria,
que por más que tristemente
gime al son de sus cadenas,
son en vano sus suspiros,
son inútiles sus quejas,
pues, como yo, no podrá
eternamente risueña 440
ver la cara de Narciso:
con lo cual vengada queda
mi injuria, porque
ya que no posea
yo el solio, no es bien
que otra lo merezca,
ni que lo que yo perdí,
una villana grosera,
de tosco barro formada,
hecha de baja materia, 450
llegue a lograr. Así es bien
que estemos todos alerta,
para que nunca Narciso
a mirar sus ojos vuelva:
porque es a Él tan parecida,
en efecto, como hecha
a su imagen (¡ay de mí!,
de envidia el pecho revienta),
que temo que, si la mira,
su imagen que mira en ella 460
obligará a su deidad
a que se incline a quererla;
que la semejanza
tiene tanta fuerza,
que no puede haber
quien no la apetezca.
Y así, siempre he procurado
con cuidado y diligencia
borrar esta semejanza,
haciéndola que cometa 470
tales pecados, que Él mismo
-soltando a Acuario las riendas destruyó
por agua el mundo,
en venganza de su ofensa.
Mas como es costumbre suya,
que siempre piadoso mezcla
en medio de la justicia
los visos de la clemencia,
quiso, no obstante el naufragio,
que a favor de la primera 480
nadante tabla, salvase
la vida que aún hoy conserva;
que aun entre el enojo,
siempre se Le acuerda
la misericordia,
para usar más de ella.
Pero apenas respiró
del daño, cuando soberbia,
con homenajes altivos
escalar el cielo intenta, 490
y creyendo su ignorancia
que era accesible la esfera
a corporales fatigas
y a materiales tareas,
altiva torre fabrica,
pudiendo labrar más cuerda
inmateriales escalas
hechas de su penitencia.
A cuya loca ambición,
en proporcionada pena, 500
correspondió en divisiones
la confusión de las lenguas;
que es justo castigo
al que necio piensa
que lo entiende todo,
que a ninguno entienda.
Después de así divididos,
les insistí a tales sectas,
que ya adoraban al sol,
ya el curso de las estrellas, 510
ya veneraban los brutos,
ya daban culto a las peñas,
ya a las fuentes, ya a los ríos,
ya a los bosques, ya a las selvas,
sin que quedara criatura,
por inmunda o por obscena,
que su ceguedad dejara,
que su ignorancia excluyera;
y adorando embelesados
sus inclinaciones mesmas, 520
olvidaron de su Dios
la adoración verdadera;
conque amando estatuas
su ignorancia ciega,
vinieron a casi
transformarse en ellas.
Mas no obstante estos delitos,
nunca han faltado centellas
que de aquel primer origen
el noble ser les acuerdan; 530
y pretendiendo volver
a la dignidad primera,
con lágrimas y suspiros
aplacar a Dios intentan.
Y si no, mirad a Abel,
que las espigas agrega
y los carbones aplica,
para hacer a Dios ofrenda.

ESCENA IV

(Ábrese un carro; va dando vuelta, en elevación, Abel, encendiendo la
lumbre; y encúbrese cantando.)


ABEL ¡Poderoso Dios
de piedad inmensa, 540
esta ofrenda humilde
de mi mano acepta!
ECO Al santo Enós atended,
que es el primero que empieza
a invocar de Dios el nombre
con invocaciones nuevas.
(Pasa de la misma manera Enós, de rodillas, puestas las manos, y
canta.)
ENÓS ¡Criador poderoso
del cielo y la tierra,
sólo a Ti por Dios
confiesa mi lengua! 550
ECO Ved a Abraham, aquel monstruo
de la fe y de la obediencia,
que ni dilata matar
al hijo, aunque más lo quiera,
por el mandato de Dios;
ni duda de la promesa
de que al número sus hijos
igualen de las estrellas.
Y ved cómo Dios benigno,
en justa correspondencia, 560
la víctima le perdona
y el sacrificio le acepta.
(Pasa Abraham, como lo pintan, y sale un Ángel.)
ÁNGEL (Canta.)
¡Para herir al niño
la mano no extiendas,
que basta haber visto
cuánto al Señor temas!
ECO Ved a Moisés, que caudillo
de Dios al pueblo gobierna,
y viendo que ha idolatrado
y Dios castigarlo intenta, 570
su autoridad interpone
y osadamente Le ruega.
(Pasa Moisés, con las Tablas de la Ley, y canta.)
MOISÉS ¡O perdone al pueblo,
Señor, tu clemencia,
o bórreme a mí
de la vida eterna!
ECO Pero ¿para qué es cansaros?
Atended de los profetas
y patriarcas al coro
que con dulces voces tiernas 580
piden el remedio a Dios,
quieren que a aliviarlos venga.
CORO 1º ¡Abrid, claros cielos
vuestras altas puertas,
y las densas nubes
al justo nos lluevan!
ECO Pues atended, misteriosa,
a otra petición opuesta,
al parecer, a ésta, pues
dice con voces diversas: 590
CORO 2º ¡Ábranse las bocas
de la dura tierra,
y brote, cual fruto,
el Salvador de ella!
ECO Con que los unos Le piden
que del cielo les descienda,
y que de la tierra nazca
quieren otros, de manera
que ha de tener, quien los salve,
entrambas naturalezas. 600
Pues yo, ¡ay de mí!, que en Narciso
conozco, por ciertas señas,
que es Hijo de Dios, y que
nació de una verdadera
mujer, temo, y con bastantes
fundamentos, que éste sea
el Salvador. Y porque
a la alegoría vuelva
otra vez, digo que temo
que Narciso, que desdeña 610
mi nobleza y mi valor,
a aquesta pastora quiera;
porque suele el gusto,
que leyes no observa,
dejar el brocado
por la tosca jerga.
Y para impedir, ¡ay triste!,
que sobre la injuria hecha
a mi ser y a mi hermosura,
otra mayor no me venga, 620
hemos de solicitar,
que si impedirle que a verla
no llegue, no sea posible,
que consigamos siquiera
que en las turbias aguas
de su culpa sea,
para que su imagen
borrada parezca.
¿Qué os parece?
SOBERBIA ¿Qué me puede
parecer, si de tu idea 630
soy, desde que tienes ser,
individua compañera,
tanto, que por asentir
a mis altivas propuestas,
en desgracia de Narciso
estás? Pero aunque desprecia
Él, y toda su facción,
tus partes y tu nobleza,
ya has visto, que cuando
los demás te dejan, 640
sólo te acompaña
siempre tu Soberbia.
AMOR PROPIO Y yo, que desde el instante
que intentaste tu suprema
silla sobre el Aquilón
poner, y que tu grandeza
al altísimo igualara,
me engendraste, contra ésa
que, representada en visos,
te dieron a entender que era 650
la que, aunque inferior
en naturaleza,
en mérito había
de ser más excelsa;
y dándote entonces tú
por sentida de la ofensa,
concebiste tal rencor,
engendraste tanta pena,
que en odio mortal,
que en rabiosa queja 660
se volvió el cariño,
trocó la fineza…
Y así, si soy tu Amor Propio,
¿qué dudas que me parezca
bien, que pues padeces tú,
el mundo todo padezca?
¡Padezca esa vil pastora,
padezca Narciso y muera,
si con muerte de uno y otro
se borran nuestras ofensas! 670
ECO Pues tan conformes estáis,
y en la elevada eminencia
de esta montaña se oculta,
acompañado de fieras,
tan olvidado de sí
que ha que no come cuarenta
días, dejadme llegar
y con una estratagema
conoceré si es divino,
pues en tanta fortaleza 680
lo parece, pero luego
en la hambre que Le aqueja
muestra que es hombre no más,
pues la hambre Le molesta.
Y así yo intento llegar
amorosa y halagüeña,
que la tentación
¿quién duda que sea
más fuerte, si en forma
de una mujer tienta? 690
Y así, vosotros estad,
de todo cuanto suceda,
a la mira.
SOBERBIA y AMOR PROPIO
Así lo haremos

FIN (Cae el telón)

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *