Arda

El Reino el nombre de la tierra, pensada como Reino de Manwë. Abarca originalmente el Mundo Plano incluyendo a amán, después de la transformación del mundo. La creación y conformación del mundo se puede leer en el Ainulindale y de su posterior historia se cuenta, entre otros, el Ambarkanta, el Narsilion, y Aakallabeth, en un inicio la tierra era plana y correspondía al principio de la visión ptoloméica del mundo, dominante hasta la Edad Media. Su conformación es el resultado de la lucha fratricida entre Manwë y Melkor y de los Ainur que les suceden en cada ocasión: los catorce Valar y sus Maiar de un lado, Melkor y sus demonios del otro. A sus influencias contrapuestas debe el mundo sus apariencias opuestas con agua y fuego, tormentas y suaves brisas, montañas escarpadas y apacibles valles. Según los planes de los Valar, la tierra y agua deberían estar divididas en forma simétrica; la Tierra Media, Endóre, debía correr como una ancha franja de tierra del sur hacia el norte o más o menos a la mitad de Arda. Sin embargo, como los Valar tenían que proteger a su país de Melkor, desplazaron a Amán completamente hacia el oeste y la Tierra Media hacia el este, en medio estaba Belegaer, el mar divisor. Luego, durante los combates con Melkor, la apariencia de la tierra se transformó constantemente, se formaron nuevas costas y se abrieron nuevos precipicios. En las primeras dos edades Arda se veía de la siguiente manera: todavía más hacia el este de la tierra media pasando el angosto Mar del Este se encontraba la pared del Sol. Por encima de la pared del Sol, una montaña surgía cada mañana el sol. En el norte y en el sur se encontraba el Hielo Eterno. Al oeste estaba Aman. Sobre todo Arda se extendía una atmósfera de tres capas. La inferior, vista, también llamada Aigwenor, “País de los pájaros”, estaba hecha de aire que se podía respirar y en el que los pájaros podían volar, llegaba hasta las nubes. Sobre esta estaba Ilmen, una sustancia que sólo los Ainur o los que estaban autorizados por ellos podían respirar. En Valinor, esta capa abarcaba hasta el suelo y seguía bajo todo Arda, de tal manera que, a través de Ilmen, el Sol y la Luna podían ser llevados de este a oeste. Sobre Ilmen construyó Vaytaa, el paso hacia las aguas del Mar exterior; esta capa estaba hecha de una materia cruda y fría, que no era líquida ni gaseosa. Arda flotaba en Ea, el Universo que Es (y este es el Vacío exterior ) al término de la Segunda Edad, con la caída de Númenor, Ilúvatar modificó la configuración de Arda y de Ea: la tierra plana y se transformó en el mundo curvo, nuestro planeta y universo así como lo conocemos. Aman y Valinor fueron transferidos a otro mundo y sólo los barcos de los elfos podían llegar a él por él “Camino Recto”

Escribir sin errores de ortografía, sin morir en el intento.

Jugar al Juego Cósmico de la ortografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *