Anubis

Al dios funerario Anubis se le representaba como un hombre con cabeza de chacal, sosteniendo el cetro real. Su cara era de color negro, por el color de la putrefacción de los cuerpos y de la tierra fértil, símbolo de resurrección. Su nombre moderno procede de Anubia que le dieron los investigadores de la antigua Grecia, pero su verdadero nombre transliterado del egipcio era Inpu.
En los textos más antiguos, Anubis no tiene ni padre ni madre, aunque posteriormente se le hace hijo de Sett, o incluso hijo adúltero de Osiris y Neftis. En los Textos de las Pirámides aparece como cuarto hijo de Ra.
Anubis estaba conectado con el lugar donde se practicaba el embalsamamiento y se llevaba a cabo la ceremonia de Apertura de los Ojos y la Boca, para la cual el sacerdote llevaba una máscara que representaba al dios.
Según la leyenda, cuando lsis rescató los pedazos de su marido Osiris tras haber sido asesinado por Set, Ra envió a Anubis para que ayudara a Isis a resucitar a su esposo. En efecto, Anubis inventó las técnicas de embalsamamiento, y gracias a él, Osiris pudo resucitar en el Más Allá como Rey de los Muertos.
La mitología también asegura que Anubis era el guardián de las necrópolis, encargado de acoger a los difuntos en la puerta de su tumba y de guiarles al otro mundo, ayudado, en algunas ocasiones. Por ello se lo conoce como el Upuaut, El Abridor de Caminos. En la Sala de las Dos Verdades, Horus y Anubis eran los encargados de conducir al difunto para que su corazón fuera pesado en la balanza. Anubis tenía el encargo especial de vigilar la fidelidad de esta balanza para que no pudiera ser trucada.

Escribir sin errores de ortografía, sin morir en el intento.

Jugar al Juego Cósmico de la ortografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *